Sólo 48 horas después de la protesta Rodea el Congreso, que acabó con 23 heridos y siete detenidos, Interior publica en el BOE un anuncio para la compra de un camión antidisturbios lanza agua por casi medio millón de euros como precio máximo.

Interior justifica esta compra, entre otras razones, “debido a la actual dinámica social”, como se puede leer en los pliegos administrativos del contrato. Las empresas que quieran vender este equipamiento al Estado tienen hasta el 20 de enero para presentar sus ofertas.

El vehículo debe contar con un tanque de al menos 7.000 litros de capacidad útil, un pequeño depósito para añadir colorante al agua, una longitud de entre 6 y 8 metros, lunas oscurecidas, dos armeros para escopetas en la parte delantera, focos y rejillas de seguridad, según marcan los pliegos técnicos.

El director de los Mossos d’Esquadra anunció hace unas semanas que la policía catalana va a utilizar también este medio de dispersión en las manifestaciones tras recuperar un camión comprado en 1994. El agua a presión fue una de las medidas que utilizó la policía turca para desalojar la plaza de Taksim, en Estambul.

Buenos días.