El Tribunal Constitucional ha declarado inconstitucional la disposición adicional 15 de la Ley 2/2008 de presupuestos, en la que se establece que los militares de la antigua escala de oficiales que realizan un cursillo para acceder  a la nueva escala obtienen un título equivalente a una carrera universitaria. La sentencia, publicada hoy en el BOE, da la razón -en parte- a la Audiencia Nacional, que presentó recursos en 2010 contra la Ley de la carrera militar y la Ley de presupuestos de 2009.

Antes de la reforma aprobada en 2007, existían dos tipos de escalas militares: la de oficiales (equivalentes entonces a un primer ciclo universitario y llegados desde la escala de suboficiales, en su mayoría) y la de oficiales superiores (equivalentes a un segundo ciclo universitario y procedentes de las academias). La ley de la carrera militar unificó ambas escalas en una sóla. Y estableció que los oficiales que quisieran integrase en la nueva escala debían pasar un curso de formación.

La Audiencia Nacional recurrió esa decisión, ya que consideraba que no respetó los principios de mérito y capacidad, al equiparar -curso mediante- dos escalas con carga formativa muy distinta. Este recurso ha sido desestimado en la sentencia publicada hoy.

Por otro lado, el gobierno socialista incluyó una disposición adicional en los presupuestos de 2009 en la que establecía que quienes accedieran a las nuevas escalas tras superar ese curso tendrían un nivel equivalente a un título universitario. Es esa decisión la que ha tumbado ahora el TC, que considera que las leyes de presupuestos no pueden incluir disposiciones que no tengan relación directa con las cuentas públicas y, por lo tanto, declara inconstitucional este apartado.

La sentencia no tiene efectos retroactivos y no afecta a quienes han visto reconocida su titulación hasta la fecha. En la actualidad, el Congreso está trabajado en una nueva reforma de la Ley de la carrera militar para tratar de resolver éste y otros asuntos.

Buenos días.