El BOE recoge hoy el tradicional reparto anual de las subvenciones a fundaciones vinculadas a partidos. Estas ayudas han ido perdiendo peso desde 2012, cuando eran de 2,5 millones, a razón de medio millón al año. Aun así, su recorte ha sido menor que el que han sufrido otras partidas que salen del mismo ministerio, el de Cultura, como las ayudas a la edición de libros, por ejemplo.

El reparto, proporcional al número de escaños, ha otorgado 758.081 euros a FAES (vinculada al PP) y 405.000 a la Fundación Pablo Iglesias (PSOE). El resto, en cuantías mucho menores, se distribuye -de mayor cuantía a menor- entre las fundaciones de IU, PSC, CDC, Amaiur, PNV, UDC, ERC, ICV, BNG, CC, EU-L’Alternativa y CHA.

UPyD, al contrario que en ediciones anteriores (2012 y 2013), no se ha presentado a esta convocatoria. Nafarroa Bai y Compromís tampoco aparecen en la lista, pero es porque son los únicos partidos que no cuentan con una fundación vinculada.

El Ministerio de Cultura ha denegado la ayuda a la Asociación Juvenil Josefina Samper, que presentó un certificado demostrando su vinculación a Izquierda Unida en Castilla La Mancha. El problema es que el órgano federal de IU ya había pedido esta ayuda para la Fundación Europa de los Pueblos como representante del partido en toda España.

Además de estas ayudas, estas entidades reciben 900.000 euros para desarrollar proyectos de exportación de los valores democráticos países en desarrollo. Esa partida, que sale del presupuesto de Cooperación al Desarrollo, no se ha recortado ni un céntimo desde 2012.

Buenos días.