Hace exactamente dos años, el 2 de octubre de 2012, publicaba el primer post de este blog, Café y BOE, una declaración de intenciones que ha marcado mis mañanas (y mi vida), casi sin interrupción, desde entonces. Y me ha traído muchas alegrías. He aprendido un poquito de Derecho, algo de Economía, mucho de contratos públicos y una pizca más de organigramas y funcionamiento del proceso legislativo. He podido explorar nuevas formas de ejercer el periodismo y me lo he pasado pipa, para qué os voy a engañar, aunque algunas mañanas se hicieran cuesta arriba.

Por si todo eso fuera poco, estos más más de 600 madrugones se han visto recompensados con el trabajo perfecto, que no es poco. Como responsable de proyectos de Civio, donde me incorporé en febrero de 2013, he podido explorar los indultos y las relaciones de poder a fondo y a lo loco. Así que millones de gracias a David Cabo y Jacobo Elosua por acogerme, a mí y a este blog, porque sin ellos este espacio no habría podido seguir adelante durante tanto tiempo. Y lo que nos queda (con tu ayuda, claro).

Y gracias a todos los que han leído, compartido, republicado (con mucho amor, como hacen en La Marea, El Confidencial, eldiario.es, Información Sensible…), citado (aunque ha costado sudor y lágrimas en los grandes medios) y comentado las noticias que he ido publicado en este espacio. Sin vosotros sólo sería la periodista chalada en paro que se lee el BOE cada mañana en pijama a las 7.30 para nada. Gracias a vosotros soy la periodista chalada que se lee el BOE cada mañana en pijama a las 7.30. Y punto.

Buenísimos días.