El BOE recoge hoy la convocatoria de subvenciones a fundaciones de partidos que reparte, cada año, Cooperación al Desarrollo. Como ocurrió en 2012, 2013 y 2014, el presupuesto total a repartir es de 900.000 euros. Ni un céntimo arriba ni un céntimo abajo.

Desde 2012, cuando se redujeron a esos 900.000 euros desde los 2,2 millones repartidos en el año anterior, esas ayudas han permanecido inmutables a la ola de recortes vividos en el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación. Así, mientras las transferencias corrientes de Cooperación al Desarrollo, esto es, el dinero que se da de forma directa a ONGs y otras entidades (lo que incluye, por ejemplo, el reparto de la casilla solidaria de la renta) se redujo considerablemente en 2013 y 2014, estas ayudas han permanecido inmutables.

En concreto, las ayudas totales repartidas por Cooperación sufrieron en 2013 un recorte general del 33,32%. En 2014, ese recorte fue del 20,59%. En 2015, por primera vez desde 2010, han crecido en un 10,33% (en términos nominales).

Estas subvenciones están destinadas a “la ejecución de actividades relacionadas con la promoción de la democracia y la consolidación de los sistemas de partidos políticos“. Para calcular el reparto, se tienen en cuenta dos baremos: el contenido y la calidad de la propuesta y el número de escaños del partido vinculado. La evaluación de calidad nunca es pública, solo el resultado. Sabemos si una fundación ha obtenido una nota u otra, pero no las razones, lo que da pie a la arbitrariedad.

Con esos factores en cuenta, la distribución de esos 900.000 euros ha sido muy similar en los últimos tres años. Tanto en 2014 como en los anteriores, FAES sumó más de medio millón de euros.

Buenos días.