El BOE recoge hoy una resolución que regula los precios de venta, antes de impuestos, de los gases licuados del petróleo envasados de más de ocho y menos de 20 kilogramos. O, lo que es lo mismo, regula, entre otras, la bombona de butano más popular en los domicilios -de 12,5 kilos.

Con la orden en la mano y teniendo en cuenta esos 12,5 kilos y los impuestos, la bombona pasa a costar 11,72 euros a partir de esta noche, frente a los 11.27 de la etapa anterior. Se trata de un pequeño pico de crecimiento en una curva descendente: desde enero de 2015, cuando costaba 17,5 euros, ha experimentado un descenso de casi seis euros.

Un precio cada dos meses

Estas resoluciones, que se publican cada dos meses, establecen los precios máximos antes de impuestos, en céntimos de euro, por kilogramo. Están basados en la cotización internacional del petróleo, los tipos de cambio y los costes de comercialización estimados.

Según la norma, la cifra final no puede subir o bajas más de un 5% con respecto a la anterior marca. Si eso ocurre, se produce un remanente que se guarda para posteriores cálculos. La falta de remanentes es la razón que esgrime el Ministerio de Industria, Energía y Turismo para que, pese a la bajada del petróleo, el precio final ascienda.

Así, la resolución de hoy da un precio máximo de 76,0320 céntimos de euros por kilogramo. Si multiplicamos esa cifra por los 12,5 kilos de la bombona tradicional, le sumamos el impuesto especial de hidrocarburos (15€ por tonelada) y acabamos aplicando el IVA (21%), obtenemos la cifra final de 11,72 euros, el precio que entrará en vigor a las doce de la noche.

Buenos días.

div class=”nota” markdown=”1”>

Actualización a 22/09, dos días después

El BOE recogía, dos días después de la orden y cuando ya había entrado en vigor, una corrección de errores. Hicieron mal el cálculo. El precio de 76,0320 céntimos de euros por kilogramo en realidad será de 75,9423, lo que significa que la bombona no cuesta 11,72 euros, sino 11,71. </div>