El BOE de hoy recoge la convocatoria de subasta del ValenciaPort, un yate de 28 metros de eslora que la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) compró como “embarcación institucional” de cara a la celebración de la Copa América en 2017 por 4.176.000 euros. No es la primera vez se intenta vender: en febrero del año pasado se subastó por primera vez, sin éxito. Desde entonces, el precio ha ido bajando.

En esa primera subasta, las ofertas debían partir de un precio inicial de 1.947.050 euros. No recibieron ninguna oferta. La APV decidió entonces acudir a ferias especializadas, pero tampoco hubo éxito. Ahora, la subasta empieza en 1,75 millones, casi 200.000 euros menos que hace un año. Eso en primera ronda. Si no funciona, en segunda y tercera subastas su precio de partida podrá bajar hasta los 1,5 y 1,36 millones.

La APV compró el yate a la empresa Asfibe por unos 4,18 millones de euros. Además de su precio, la entidad pública ha destinado varios millones de euros a su mantenimiento y a la tripulación. En 2008 licitó su mantenimiento por 1,56 millones, un contrato que pudo ser prorrogado -por lo que se sumaría hasta el doble de ese presupuesto- y en 2014 volvió a sacar ese contrato por 271.000 euros anuales, también prorrogable.

La compra de esta embarcación fue cuestionada por la Intervención del Estado, que llevó el asunto ante el juez, en la causa en la que Rafael Aznar, expresidente de la APV, estuvo imputado; y por el Tribunal de Cuentas, que afeó a la entidad pública los pocos recursos que conseguía pese a su coste.

Buenos días.