El BOE de hoy recoge la concesión de nueve medallas al Mérito en el Trabajo, en su categoría de plata, a nueve miembros de la Guardia Civil y la Policía Nacional. En ninguno de los casos se explican las razones de esta concesión. Todas las órdenes recogen la misma frase: “en atención a los méritos y circunstancias que concurren en” cada galardonado.

Cinco de ellas van a miembros de la Guardia Civil y cuatro, de la Policía Nacional. Son tres inspectores de la Policía Nacional (Apolinar Prado González, Agustín Arnés Pardo y César Alberto Catalina Álamo), un comisario (José Luis André Vega, de la Brigada de Delincuencia Económica y Fiscal), un coronel de la Guardia Civil (Ángel Enrique Martín San Miguel), un Cabo Primero (Antonio Jesús Oliveira Nieto), un teniente (Manuel Martínez Palomo, destinado en Baleares), un teniente coronel (José María Martínez Rangel, que fue nombrado en 2015 jefe de la comandancia de Badajoz) y un guardia civil (Luis Javier Vivas Gutiérrez).

La Medalla al Mérito en el Trabajo se otorga para recompensar una conducta “ejemplar” en el ejercicio de cualquier profesión. Así lo explica su reglamento, de 1982:

“La Medalla al Mérito en el Trabajo es una condecoración nacional civil que se concede en mérito de una conducta socialmente útil y ejemplar en el desempeño de los deberes que impone el ejercicio de cualquier trabajo, profesión o servicio, habitualmente ejercido; por la persona concesionaria, o en reconocimiento compensación de daños y sufrimientos padecidos en el leal cumplimiento de ese mismo deber profesional”.

Es una condecoración civil y no implica premio económico. De hecho, los miembros de la Policía Nacional y de la Guardia Civil cuentan con sus propios galardones, como las medallas del Mérito Policial y las del Mérito de la Guardia Civil, entre otras. En 2009 se otorgó una Medalla al Mérito en el Trabajo a la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil.

Solo la medalla de oro requiere la aprobación del Consejo de ministros; las de plata y bronce se conceden directamente por la ministra. Los nueve galardonados que aparecen en el día de hoy, según el protocolo, ya pueden ser denominados ilustrísimos.

En caso de que el condecorado sea un funcionario civil o militar, el ministro del ramo debe dar el consentimiento. Así, Jorge Fernández Díaz, Ministro del Interior, ha aprobado también la concesión de estas nueve medallas.

En principio, según el reglamento, la concesión se otorga ascendiendo de categoría en categoría. Se obtiene la de bronce, por 25 años de trabajo destacado, y a partir de ahí se va subiendo a razón de al menos cinco años más de trabajo destacado por cada nivel. Si se aportan razones “excepcionales”, se puede entrar de forma directa en una categoría más elevada, pero la orden o decreto deben explicar cuáles son esas razones excepcionales. De hecho, esta es la vía de concesión de estas medallas que se usa de forma habitual.

Así se hizo, por ejemplo, el pasado mes de junio. El Gobierno concedió 15 medallas de oro del Mérito en el Trabajo por esta vía “excepcional”. Entre los galardonados estaban Pau Gasol, María Teresa Campos o la CEOE.

Buenos días.

Hemos intentado ponernos en contacto con el Ministerio de Empleo y Seguridad Social para conocer las razones concretas de estas medallas, pero por el momento no hemos obtenido respuesta.