El batacazo electoral del PP no ha sido solo político, también económico. Teniendo en cuenta los resultados, los peores de su historia en Cataluña, la subvención que recibirá para gastos electorales será pírrica: unos 135.000 euros, muy lejos de los 1,8 millones que, según el partido, destinaron a la campaña. Así, el propio Partido Popular tendrá que sufragar de su bolsillo, sin ayuda de subvenciones, casi 1,7 millones de euros de su gasto en campaña.

La clave está sobre todo en el hecho de que no haya conseguido grupo propio, lo que hace que no pueda acceder a las cuantiosas ayudas para el envío de propaganda electoral, que se acercan al millón de euros para los partidos que sí obtienen grupo y que tienen al menos un escaño en todas las circunscripciones (Ciutadans, Junts per Catalunya, ERC y el PSC).

Con los resultados -provisionales y con el 99,89% escrutado- en una mano y el decreto que se publicó en el BOE y regula cómo se reparten las ayudas, ya podemos saber cuáles son los máximos que pueden recibir las distintas formaciones para cubrir gastos electorales y envío de papeletas. En concreto, establecía una subvención de 16.101,6 euros por escaño, 0,61 por voto y 0,17 por elector para el envío de propaganda electoral si se cumplen determinadas condiciones, como contar con grupo propio. Unos cálculos que convierten la campaña electoral del 21D para el PP en una ruina.

CUP y PSC tampoco cubren gastos

No es el único partido al que los malos resultados le dejan en negativo. La CUP, que tampoco consigue grupo parlamentario al quedarse con cuatro escaños, no cubre, con las ayudas, casi 270.000 euros de los 433.000 que presupuestó. El resultado económico de la formación es bien distinto del que obtuvo en 2015, cuando gastó mucho menos de lo que podía recibir y ahorró 900.000 euros a las arcas públicas.

Aunque sí obtiene grupo parlamentario y escaños en todas las circunscripciones, el PSC es el tercer partido al que no le salen las cuentas. Presupuestó, según informó a varios medios, 1,7 millones. Cubrirá, gracias a las ayudas electorales vinculadas a resultados, poco más de un millón y medio.

En otros casos, el resultado es justo el contrario: los partidos han gastado menos de lo que podrían reclamar como subvención electoral.

Estas cifras marcan máximos. Los partidos solo recibirán ayudas por las cantidades que puedan justificar como gastos electorales.

Estas cantidades pueden variar algunos euros arriba o abajo con los resultados definitivos y corresponden al máximo que pueden recibir. Esto es: los partidos obtendrán ayudas solo por la cantidad que puedan justificar, ya sea en gastos electorales o en envío de papeletas.

Según informaron las principales formaciones a La Vanguardia y otros medios, Ciudadanos tenía un presupuesto de 2,1 millones para esta campaña, 1,8 millones tanto ERC como el PP; algo menos, 1,7, el PSC; 1,4 en Junts per Catalunya; y, con cantidades mucho más bajas, Catalunya en comú - Podem (algo más de 790.000 euros) y la CUP (433.000).

Junts per Catalunya ahorra 600.000 euros a las arcas públicas

Así, los resultados de Junts per Catalunya, que se coloca como segunda fuerza, por detrás de Ciutadans pero por delante de ERC, se transforman en un máximo de ayudas de dos millones de euros, cuando preveían gastar 1,4. Ahorra más de 600.000 euros a las arcas públicas.

También ERC y, sobre todo, Catalunya en Comú-Podem, tenían presupuestos menores que las cantidades que les conceden sus resultados, por lo que podrán reclamar -si lo justifican- todo lo gastado y, aunque no tanto como Junts per Catalunya, ahorrar algo a las arcas públicas.

Ciutadans, por su parte, casi cuadra presupuesto (el más alto de todos) y subvención: 2,1 millones planificados y 2,17 que le tocan, si lo justifica, en forma de subvenciones.

Buenas noches.

Nota metodológica

Para hacer los cálculos hemos utilizado las cantidades por escaño, voto, para papeletas y los límites que estableció el decreto para estas elecciones. El cálculo de electores y los resultados, que hemos extraído con el 99,89% escrutado, salen de la web oficial de estas elecciones. Para comprobar que nuestros cálculos son correctos y conocer las ayudas que efectivamente se dieron en 2015, estudiamos el informe de las elecciones catalanas anteriores de la Sindicatura de Comptes. La fuente de población es el Idescat. David Cabo ha colaborado en la elaboración de este artículo.