Una de las medidas que incluye el decreto de que modifica la inspección tributaria y que publica hoy el BOE cumple con un aviso anunciado por Cristóbal Montoro y que entrará en vigor el próximo 1 de enero: plataformas como Airbnb deberán trasladar a Hacienda de forma regular datos de los alquileres que se realicen a través de su página web.

Así, el decreto establece que están obligados a cumplir este requisito los intermediarios en el uso de viviendas con fines turísticos, aunque ejerzan este papel sin cobrar. Para no dejar lugar a dudas a qué se refiere, la norma establece que, “en particular, tendrán dicha consideración las personas o entidades que, constituidas como plataformas colaborativas, intermedien en la cesión de uso a que se refiere el apartado anterior y tengan la consideración de prestador de servicios de la sociedad de la información”.

Así, deberán trasladar una declaración informativa que contenga la identificación de ambos, arrendador y arrendatario, así como de la vivienda alquilada, el tiempo de estancia y el dinero cobrado en la transacción. Para poder llevar a cabo este registro, quienes alquilen su casa en Airbnb estarán obligados a conservar una copia del documento de identificación de las personas que se alojen en ellas, como ocurre ahora en los hoteles, por ejemplo.

Quedan exentos de estas obligaciones los arrendamientos reglados que ya cumplen deberes de información -como los alquileres tradicionales o las estancias en hoteles o campings-, así como las viviendas de uso compartido.

Aunque la norma entra en vigor el próximo 1 de enero y, por lo tanto, es a partir de entonces cuando arranca la obligación de conservar esa información, Hacienda no ha establecido desde cuándo y cada cuánto tiempo tendrá que enviarse esta declaración informativa y qué plazos tendrá Airbnb para hacerlo”.

Será una orden ministerial la que desarrolle los detalles de su aplicación y establezca cuándo será la primera vez que la plataforma tenga que enviar esa información, algo que los responsables de la misma ya han advertido que se niegan a hacer.

Buenos días.