El BOE de hoy recoge un anuncio en el que se comunica que Carmen Martínez-Bordiú Franco, nieta del dictador, reclama el Ducado de Franco. Si en treinta días nadie lo reclama, será la nueva Duquesa de Franco.

El título nobiliario fue creado por el rey Juan Carlos I poco después de la muerte de Francisco Franco. Se lo concedió a Carmen Franco Polo, hija del dictador, “en atención a las excepcionales circunstancias y merecimientos que en ella concurren”. El título lleva aparejada la Grandeza de España, una suerte de categoría VIP entre los nobles.

Los títulos en 1975 para la hija y la viuda del dictador, por su papel en una “gloriosa etapa histórica de nuestra patria”, fueron los primeros que creó Juan Carlos I tras su llegada al trono. Arrancó así una carrera que continuó con el reconocimiento a altos cargos franquistas y, en los últimos años, celebrando a personalidades como Vicente del Bosque o a empresarios como Juan Miguel Villar-Mir.

A Carmen Martínez-Bordiú no le va a costar nada heredar el título del dictador tras la muerte de su madre. Aunque normalmente es obligatorio pagar unas tasas por el cambio de titular, en este caso no aplica. En el decreto que concedió el título a su madre quedaba claro que estaba exento de derechos fiscales también en la primera transmisión.

Buenos días.