El BOE de hoy recoge las bases reguladoras del Programa de impulso al sector del videojuego, anunciado por el Gobierno en enero y que gestiona Red.es. Tanto en las declaraciones de fuentes gubernamentales, recogidas en varios medios (aquí o aquí, dos ejemplos), como en las notas de prensa oficiales del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital y de la propia Red.es, el montante que se anunciaba para estas ayudas era de 6,25 millones de euros. Pero las bases publicadas hoy en el boletín dan una cifra oficial bien distinta: un máximo de cinco millones.

La clave parece estar en el porcentaje de financiación. Del presupuesto por proyecto, Red.es concederá ayudas por un 80%. Esto es, no paga todo el coste, sino ese porcentaje. Así, los proyectos que se subvencionen podrán tener un coste de 6,25 millones en total, pero el Gobierno concederá ayudas por cinco, lo que daría como resultado ese 80%. El resto tendrán que ponerlo los participantes buscando otra financiación y teniendo en cuenta que los intereses y otros gastos financieros no computan como gastos subvencionables y no se podrán sumar al coste.

De hecho, los cinco millones son un máximo (“el presupuesto máximo de las ayudas reguladas en estas bases será de 5.000.000”). Lo publicado hoy en el BOE son las bases reguladoras, las reglas generales de estas ayudas. Queda pendiente, para que estas subvenciones empiecen a andar, la publicación de la convocatoria de la primera ronda, en la que se abrirá el plazo para presentarse y “se especificarán las condiciones específicas y el presupuesto correspondiente a la misma”, siempre dentro de esos cinco millones que marcan las bases.

La ayuda máxima que puede recibir un proyecto para el desarrollo, comercialización e internacionalización de videojuegos es de 150.000 euros. Pero, para alcanzar esa cifra, el presupuesto tiene que ser de un mínimo de 187.500 euros y el participante debe buscar financiación para los otros 37.500 restantes.

Requisitos

Podrán optar a estas ayudas las microempresas o, lo que es lo mismo, toda entidad, independientemente de su forma jurídica, que ejerza actividad económica y cuente con menos de diez trabajadores y un volumen de negocio de menos de dos millones, lo que incluye a los autónomos. Deberán estar constituidas hace más de seis meses a contar desde hoy y contar con domicilio fiscal, centro de trabajo o filiales en España.

No podrán participar quienes hayan firmado acuerdos de gestión de derechos de explotación en la fecha en la que se presenten.

No se permite la participación a asociaciones, agrupaciones, fundaciones o sociedades civiles, así como a entidades de gestión del patrimonio. Están vetados quienes hayan firmado acuerdos de gestión de derechos para la explotación de sus videojuegos antes de presentarse. Y el proyecto deberá tener un presupuesto mínimo de 20.000 euros, así como contar con algún miembro con experiencia.

Además, se descartarán los videojuegos que incluyan pornografía o hagan apología de la violencia o del odio. Pero, ¿quién decidirá qué proyectos reciben las ayudas?

El jurado

La puntuación de los proyectos estará basada sobre todo en valoraciones subjetivas, un 70% el total, centradas en dos aspectos: la innovación y la calidad. El otro 30% será automático y se calculará teniendo en cuenta el número de usuarios en proyectos anteriores y el número de miembros del equipo con experiencia en creación y comercialización de videojuegos.

La comisión que evaluará los proyectos estará formada por ocho miembros. Cuatro de ellos de Red.es (tres vocales y el presidente), otros dos serán especialistas del sector elegidos por convocatoria pública y los últimos dos de centros de formación que incluyan los videojuegos en sus programas.

Buenos días.