El BOE de hoy recoge la ejecución presupuestaria a 31 de diciembre del 2018, el cierre del año. Este documento informa de los desvíos de las grandes partidas. Un año más, el presupuesto de Defensa engordó más de mil millones a lo largo del ejercicio. Y eso pese a que las cuentas de 2018 le daban a esa partida 800 millones más que en el año anterior.

Así, el gasto total alcanzó los 9.459 millones, casi 500 millones más que el de 2017 y la cifra más alta de los últimos años. Ese engorde se suma a un presupuesto que ya se había aumentado. De hecho, creció 800 millones de 2017 a 2018. Aun así, como todos los años, con todos los gobiernos, la previsión aprobada por Las Cortes se quedó en papel mojado y el gasto final fue muy superior.

Ejecución del presupuesto de Defensa

En millones de euros.

Los dos ejecutivos que gobernaron el año pasado engordaron esas cuentas. Hasta junio, con los presupuestos prorrogados, el PP ya lo había inflado 673 millones. A partir de entonces, pese a que las cuentas de 2018 entraban en vigor y eran mucho más holgadas para Defensa, el gasto siguió creciendo. Hasta esos más de mil millones extra.

Fuentes del Ministerio argumentan cada año que el desvío se debe a las operaciones de paz, que hasta el momento no se han incluido en las previsiones presupuestarias, pese a siempre suponen un montante importante del total.

Tanto en 2017 como en 2018, ese desvío no ha contado, para llevarlo a cabo, con créditos extraordinarios, un sistema que se venía utilizando en los últimos ejercicios y que inyectaba cientos de millones extra en verano vía Decreto-Ley para el pago de programas especiales de armamento, y que el Constitucional tumbó en 2016.

En lo que llevamos de 2019 (hasta febrero), sin presupuestos aprobados, el desvío es de 55,7 millones.

Buenos días.