El BOE de hoy recoge la licitación del contrato para la devolución del importe del voto CERA y ERTA a aquellos electores que votaron por correo desde el extranjero y tuvieron que pagar de su bolsillo el envío. El presupuesto por gestionar esas devoluciones es de un máximo de cinco euros (sin impuestos) por cada persona que envió su voto y por cada ronda electoral; siete si hay que gestionar alguna reclamación.

Esa cifra no incluye la cantidad que se devuelva al votante, solo la gestión del envío. Y es una cantidad máxima: las empresas pueden rebajar ese coste cuando presenten sus ofertas. En total, el contrato, dividido en dos lotes, uno para las elecciones generales y otro para las locales y europeas, está valorado en un máximo de 821.000 euros (sin impuestos).

El servicio incluye la devolución a todos los votantes que estuvieran de forma temporal en el extranjero (ERTA) y a los residentes fijos (CERA) que votaron por correo en países sin franqueo en destino.

La Junta Electoral Central recordó en una instrucción en 2011 que el voto, siempre, tiene que ser gratuito. Todos los votantes ERTA (españoles residentes en España que se encuentren temporalmente en el extranjero) tuvieron que pagar el envío de su voto a la mesa electoral y, por tanto, la devolución de esos importes forma parte de este contrato.

Los CERA (españoles residentes en el extranjero), en cambio, podían ir en persona o enviar sus votos a embajadas o consulados. Si optaban por hacerlo por correo y estaban en un país con apartados postales y, por tanto, con la posibilidad de franquear en destino, no había problema. Así pasó con los residentes en Francia, Alemania, México, Chile, Perú, Uruguay, Irlanda, Suecia, Bélgica, Países Bajos, República Dominicana, Colombia, Cuba, Argentina, Suiza, Andorra y Venezuela, tal y como se señala en los pliegos del contrato. Los que viven en países distintos sí tuvieron que pagar el envío de su propio bolsillo y, por lo tanto, este servicio debe devolverles esas cantidades.

El contrato publicado hoy especifica que el Gobierno distribuirá unas fichas con los votantes y un código de barras a la empresa que gane el concurso y que, de forma preferente, las devoluciones se realizarán vía giro postal. Tendrán hasta que acabe el año para enviarlos.

Buenos días.