El BOE de hoy recoge un Decreto ley que elimina la obligación de llevar mascarilla en exteriores. Pero, eso sí, siempre que se mantenga una distancia de al menos metro y medio con personas no convivientes. Así, a partir de mañana sábado, esta obligación general ya no existe a nivel estatal, aunque es importante tener en cuenta las normas de la comunidad autónoma en la que te encuentres por si alguna introduce matices.

Durante estos últimos días, el Gobierno repetía que había que llevarla encima incluso en exteriores, para así poder ponérsela en caso de cruzarse con otras personas o tener que entrar en un espacio cerrado, pero lo cierto es que es un consejo: no se ha incluido en la norma, ni como obligación ni como recomendación.

La norma publicado hoy da además vía libre a los partidos con público, como antes de la pandemia, de la Liga de Fútbol Profesional y la ACB a partir de la próxima temporada, al eliminar el artículo que daba al Consejo Superior de Deportes (CSD) potestad para establecer reglas de acceso a estos eventos.

Así, a partir del sábado 26 de junio, se podrá ir sin mascarilla al aire libre siempre que haya distancia con otras personas. Pero la mascarilla seguirá siendo obligatoria para las personas de seis años o más cuando no se pueda mantener esa separación -por ejemplo, en aglomeraciones en las calles-, en espacios cerrados que estén abiertos al público y en medios de transporte (también en los andenes) y taxis. En vehículos particulares, lo será solo si se viaja con no convivientes.

En eventos multitudinarios al aire libre, la norma marca que habrá que llevarla solo si los asistentes están de pie o no se puede mantener la distancia de seguridad. Sentados, y separados ese metro y medio, podrán quitársela.

Las personas que vivan juntas en lugares de uso público, como residencias de ancianos o de cualquier otro tipo, podrán ir sin mascarilla siempre que la vacunación de residentes y trabajadores supere el 80% en el centro. Eso sí, tanto trabajadores como visitantes deberán seguir llevándola. En cuanto a las cárceles, se desarrollará una normativa específica.

El Decreto ley publicado hoy, además, permite que el Gobierno modifique las normas actuales de acceso a terminales aeroportuarias. A día de hoy, solo pueden acceder a ella los viajeros y no sus acompañantes, excepto si se trata de personas dependientes.

Marcha atrás a la enmienda del propio PSOE en marzo

El Gobierno deshace así el entuerto que creó el propio grupo parlamentario del PSOE en el Senado: la ley estatal que, hace menos de tres meses, hizo obligatoria la mascarilla siempre, haya distancia o no, en cualquier sitio. La norma venía de un decreto ley aprobado hace un año y que servía como base, mientras las comunidades autónomas podían aprobar normas más estrictas. Y lo hicieron. Desde el pasado verano, y aunque la norma estatal no lo contemplaba, todos los gobiernos autonómicos fueron aprobando reglas propias que hicieron obligatoria la mascarilla en la calle, aunque solían incluir excepciones en parajes al aire libre o playas.

Mientras estaba en vigor ese decreto ley estatal, se tramitó como ley en Congreso y Senado, por lo que los distintos grupos pudieron presentar enmiendas y matices a algunos puntos. Fue ahí donde el PSOE propuso en marzo modificar el punto que regulaba las mascarillas para incluir un punto en la norma estatal que la hacía obligatoria siempre, con distancia o no, estuvieras en un interior o sola en un paraje natural. Y esa enmienda se aprobó.

Ahora, con el decreto ley publicado hoy, deshacen esa modificación reciente en la ley y vuelven, casi tal cual, a la legislación original que estaba vigente desde junio, cuando se aprobó el decreto ley de nueva normalidad.

Buenos días.