El BOE de hoy recoge un decreto que concede una subvención directa al Ayuntamiento de Vigo para la mejora de la competitividad de su sector turístico. La ayuda, que se concede a dedo a esta ciudad, no fue anunciada ayer en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, cuando se aprobó, ni tampoco aparece en las referencias, el resumen de las decisiones tomadas que publica La Moncloa. No es hasta que sale en el BOE, paso imprescindible para hacerlas efectivas, cuando ha visto la luz de forma oficial.

Entre los argumentos que recoge el documento para conceder esta subvención directa está la puesta en marcha de proyectos “novedosos y de gran interés” como Navidad en Vigo, entre otros. De hecho, recalca que en 2019 la ciudad consiguió 40.154 visitantes en Navidad, superando por primera vez las cifras de julio y agosto, y que ese crecimiento del turismo cayó de forma drástica por la crisis sanitaria.

El alcalde de las luces navideñas

El socialista Abel Caballero es alcalde de Vigo desde 2007. Ahora es, además, presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). Antes fue, entre otras cosas, diputado y ministro de Transportes en el gobierno de Felipe González.

Las luces de Navidad la ciudad de Vigo son una de las más masivas de toda España. De hecho, en el último encendido, su alcalde, el socialista Abel Caballero, dio por inaugurada la Navidad “en todo el planeta”.

El decreto también señala otros proyectos de mejora del sector turístico, como la rehabilitación de la fortaleza de O Castro o la señalización digital turística como los objetivos de esta subvención, que se paga por adelantado y luego se justifica.

Para conceder subvenciones directas, algo “excepcional”, según la norma que lo regula, es necesario justificar “razones de interés público, social, económico o humanitaria, u otras debidamente justificadas que dificulten su convocatoria pública”. En este caso, además de los argumentos ya señalados, el decreto destaca que, como se la quieren dar a una ciudad en concreto, no tiene sentido abrir convocatoria a la que se puedan presentar todas las ciudades, por ejemplo.

Es habitual encontrar subvenciones directas a ciudades para rehabilitar patrimonio histórico específico en mal estado, como pasa con la fortaleza de O Castro, que se incluye entre los objetivos. Lo que no lo es tanto es que se trate de subvenciones tan abiertas y que se oculten en las referencias del consejo de ministros.

Y, ¿qué actuaciones se pueden justificar? La modernización de las señales turísticas, su digitalización, la mejora tecnológica y de la accesibilidad, así como la rehabilitación de edificios, son gastos subvencionables, muy pegados al turismo. Pero también otras cuestiones como la modernización de la gestión de residuos o el tratamiento de las aguas grises, el reducción del consumo de energía y agua, la reducción de la huella de carbono y la mejora de la eficiencia energética y en la eficiencia de la iluminación.

Esta no es la única subvención directa que se aprobó ayer en el Consejo de Ministros relacionada con el sector turístico. Así, el BOE también recoge ayudas para la resiliencia de este sector en los territorios extrapeninsulares que suman 46 millones de euros: 20 para Balears, 20 para Canarias, tres para Ceuta y tres para Melilla.

La diferencia es que, al contrario de la de Vigo, esta subvención sí se anunció ayer en Consejo de Ministros, junto a otras destinadas a la mejora de la eficiencia energética, y entra dentro del Plan de recuperación.

Buenos días.