El BOE de hoy recoge un anuncio que informa de que el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha publicado en su web la resolución que establece qué dueños de licencias VTC, que operan en plataformas como Uber o Cabify, podrán tener años extra de moratoria para seguir circulando por ciudades, incluso en aquellas comunidades autónomas en las que no se haya aprobado y regulado, o en las que se prohíba.

La resolución, firmada el pasado 7 de septiembre por el director general de transportes terrestres, es tajante: de las 4.001 solicitudes presentadas, solo 95 consiguen justificar que necesitan más de los cuatro años de moratoria iniciales para recuperar su inversión. El resto, 3.906, han sido desestimadas, la mayoría porque no cumplían las condiciones, sobre todo la de que hubieran adquirido el coche o la autorización después del 30 de septiembre de 2014, cuatro años antes de la entrada en vigor del decreto ley que pasó la patata caliente de las VTC a las comunidades autónomas.

Esa norma, que entró en vigor el 30 de septiembre de 2018, prohibía a las VTC realizar trayectos urbanos si no estaba regulado en sus comunidades autónomas. Eso sí, les daba una moratoria de cuatro años durante los cuales podían seguir trabajando. Una moratoria que acaba ahora, el próximo 30 de septiembre, y que se trata como una indemnización destinada a compensar las posibles pérdidas que pudieran tener por la inversión realizada.

De hecho, el propio decreto ley estima que quienes consideraran que esos cuatro años se quedaban cortos para compensar su inversión podían pedir una indemnización complementaria, esto es, más años de moratoria. Pero tenían que justificarlo uno a uno. Y el resultado es lo que se ha publicado ahora.

El Gobierno ha resulto los 4.000 expedientes, uno a uno, mientras en paralelo Cabify lanza campañas con datos falsos y amenaza, una vez más, con acudir a los tribunales si no se prorrogan la licencias durante más tiempo.

De un año extra a 16, según el caso

Aunque la norma establecía que solo de forma excepcional se aprobarían indemnizaciones de más de dos años extra, la realidad es que hay cifras muy superiores. Las 95 autorizaciones que sí han conseguido una ampliación tienen año más (siete de ellas), dos años (12), tres años (otras 12), cuatro años (cinco licencias), cinco años (tres), seis años (34, la cifra más alta de autorizaciones), 15 años (dos vehículos) y la máxima, 16 años extra de moratoria, para 20 licencias.

Para calcular si tienen derecho o no a esa moratoria extra se tenían en cuenta dos cosas: el coste de la autorización y el coste del vehículo. En ambos casos solo se hacía el cálculo si se habían adquirido a partir del 30 de septiembre de 2014 (o cuatro años antes de la autorización si es posterior a que entrara en vigor el decreto ley), puesto que se entiende que las compras más antiguas ya estaban amortizadas.

3.485 de las 3.906 rechazadas no cumplían ni siquiera esa condición inicial en ninguno de los dos casos, ni en la compra de la licencia ni del coche. El resto, o no habían presentado la documentación correctamente o, incluso habiendo comprado el vehículo y/o la licencia hace poco tiempo, la inversión estaba cubierta con esos cuatro años de moratoria inicial, según la resolución del Gobierno.

Un proceso con baches que arrancó con 2019

El decreto ley de septiembre de 2018 daba a los propietarios de licencias de VTC tres meses para presentar estas solicitudes. El Ministerio encargó a la empresa pública INECO que las gestionara. Pero el Tribunal Superior de Justicia de Madrid tumbó ese proceso porque entendió que debían ser funcionarios quienes tomaran la decisión, no trabajadores externos. Así, la tramitación tuvo que volver a los funcionarios del Ministerio para que resolvieran. Y lo hacen ahora, a pocos días de que termine la moratoria inicial de cuatro años.

La gran mayoría de las solicitudes han sido presentadas por empresas, no por particulares: 140 personas jurídicas presentaron 3.864 de las 4.001 totales. Las que más solicitudes presentaron fueron Area Capital, con 756; Forever Tours, con 344; y Prestige and Limousine, con 230. Todas ellas, en los tres casos, fueron rechazadas.

De hecho, quienes han presentado más solicitudes han visto todas sus peticiones rechazadas. La empresa con más solicitudes a la que sí le han aceptado alguna es Autosur, que presentó 36 y le aprobaron dos. Todas las que presentaron más no han cumplido condiciones con ninguna de ellas.

Buenos días.

Metodología

Hemos usado el PDF de la resolución que publica el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. Lo hemos convertido a excel usando pdftotext y limpiado para poder tratarlo y extraer las conclusiones. Puedes reutilizar los datos aquí.

David Cabo y Miguel Ángel Gavilanes han colaborado en esta información.