Este artículo forma parte de una investigación en marcha de Civio sobre la relación entre farmacéuticas, médicos, asociaciones y entidades públicas.

La Universidad de Alcalá, pública, recibió en concepto de honorarios, patrocinios y donaciones más de 1,3 millones de euros durante el 2016 provenientes de la industria farmacéutica. Esta cifra es casi la misma que la propia universidad tenía asignada en su presupuesto de ese año para Relaciones Internacionales. No es la única institución pública en España que recibe pagos de las empresas farmacéuticas: más de 21,3 millones de euros en donaciones, patrocinios y pago por servicios han ido a parar a hospitales, universidades o consejerías de Sanidad de gobiernos autonómicos.

El mayor porcentaje de este dinero está asignado a hospitales públicos: 17,8 millones de euros. Destaca el Hospital Clínic de Barcelona que recibió durante 2016 2,6 millones de euros de Abbvie, Janssen, GSK y otras 33 empresas farmacéuticas. El Hospital Vall d’Hebrón, de Barcelona, y el Gregorio Marañón, de Madrid, recibieron, por su parte, 1,6 y 1,2 millones respectivamente. Superan también el techo del millón de euros el hospital valenciano La Fe, el madrileño 12 de Octubre y el Hospital Germans Trias i Pujol, de Badalona.

Este hecho contrasta con los 700.000 euros destinados en conjunto a todos los hospitales privados como el MD Anderson International España, que encabeza la lista. En esta sección, los hospitales privados que superan los 100.000 euros en pagos de farmacéuticas solo son tres: el antes citado, el Hospital de Madrid y el Hospital Sant Joan de Déu de Esplugues.

Los 10 hospitales que más reciben

Universidades

Las empresas farmacéuticas invirtieron también en universidades. Y aquí, no hay tanta diferencia entre lo público y lo privado. En total se destinó a los centros educativos 6,3 millones de euros en 2016. Las universidades públicas ingresaron más de la mitad de esta cifra, destacando la Universidad de Alcalá (UAH), que recibió solo de la compañía Lilly más de un millón de euros.

Las colaboraciones entre la industria farmacéutica y las universidades públicas no son hechos excepcionales. Hay másters, como el de la UAH y Lilly sobre manejo de pacientes con diabetes, o cátedras, como la Cátedra de evaluación en resultados de salud-Abbvie impartida en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid -que en 2016 recibió de esa misma compañía farmacéutica, Abbvie, 287.000 euros. Esta universidad tiene, además, cátedras en colaboración con Janssen y con Sanofi, esta última sin transferencia económica. La Universidad Autónoma de Madrid es la tercera en el ránking de las públicas que más dinero han recibido -más de 300.000 euros- y, como el resto, tiene cátedras conjuntas con GSK, AMGEN, Abbott, Janssen y Novartis.

Las universidades públicas, no obstante, bajan de posición en cuanto entran en juego las privadas. Un millón y medio recibió la Universidad Francisco de Vitoria de las empresas analizadas, más que ningun otro centro educativo. La Universidad de Navarra también supera el umbral del millón de euros, siendo la compañía Celgene, en este caso, la que más aporta a la causa.

Públicas o privadas, resultan especialmente interesantes los pagos que reciben de las empresas dedicadas a homeopatía. Como adelantó Hipertextual, Boiron, la empresa más popular del ramo, realiza transferencias a universidades. En nuestro análisis aparece la Universidad Católica San Antonio de Murcia como recibidora de 2.600 euros, la Universidad de Sevilla con 2.000 euros o la de Barcelona con 500 euros.

Las 10 universidades que más reciben

Pero, ¿para qué andar con intermediarios cuando puedes hacer pagos directamente a los encargados de tomar las decisiones en materia de salud? Por ejemplo, la Consejería de Sanidad de Galicia recibió durante 2016 más de 140.000 euros de dos farmacéuticas -Abbvie y Pfizer- en concepto de patrocinio y donación, respectivamente. Le sigue la Consejería de Sanidad de Cantabria con más de 94.000 euros. Aunque no son las únicas: la lista sigue hasta 10 Consejerías de diferentes comunidades autónomas. De hecho, terminamos antes diciendo las Consejerías que no reciben pagos de farmacéuticas: Madrid, Murcia, Navarra, Aragón, Asturias, la Comunidad Valenciana y Baleares.