Durante el redactado de la última reforma del sector eléctrico en España se habló -y mucho- sobre los roces entre dos ministros, Soria y Montoro, por imponer su criterio en el cambio legislativo. Mucho más desapercibido, excepto para algunos pocos medios, pasó un artículo de Ben Sills en Bloomberg que se planteaba si existía conflicto de intereses del ministro de Hacienda en este asunto y alertaba de sus relaciones con empresas dedicadas a las energías renovables. ¿Cuáles son esas relaciones?

La historia se teje entre dos parejas de hermanos: Cristóbal y Ricardo Montoro, por un lado; y Felipe y Ricardo Martínez-Rico, por otro. El enlace es la relación profesional, primero en lo público y luego en lo privado, de Ricardo Martínez y Cristóbal Montoro, ministro -de nuevo- desde diciembre de 2011. Ricardo Martínez Rico empezó a aparecer en la sección II del BOE, la que recoge los nombramientos, en 1994. Su primer alto cargo fue el de jefe de gabinete técnico del subsecretario de Economía. Con otros cargos intermedios, el ascenso definitivo llegó cuando Cristóbal Montoro asumió por primera vez la cartera de Hacienda y le nombró director general de su gabinete. Poco después, en 2003, fue nombrado secretario de estado de presupuestos y gastos. Con el cambio de gobierno y la llegada del PSOE al poder, en 2004, el ministro hizo el pertinente traspaso de carteras y el secretario de estado fue cesado.

Dos años después, emprendieron una carrera profesional juntos fundando la asesoría Montoro y Asociados, que el ahora ministro abandonó en 2008 para volver a la primera línea política. A partir de entonces la empresa cambió de nombre para evitar vinculaciones y pasó a denominarse Equipo Económico. Ricardo Martínez Rico se quedó al mando junto a Ricardo Montoro, hermano de Cristóbal. En paralelo, ejerce de consejero en Abengoa, una de las empresas más importantes en el campo de las energías renovables.

A finales de 2011, el PP volvió al poder y Montoro volvió a Hacienda. De nuevo como ministro. Con su compañero Ricardo al frente de la asesoría, esta vez optó por su hermano, Felipe Martínez Rico, como jefe de gabinete.  Con un Montoro y un Martínez Rico en cada lado y después de que se hiciera público que Equipo Económico asesoraba a empresas energéticas -un aspecto sin confirmar pues la asesoría prefiere no hacer públicos sus clientes-, las suspicacias, y el artículo de Bloomberg, surgieron con el debate de la reforma del sector eléctrico. Más aún teniendo en cuenta que el ex socio del ministro es consejero de Abengoa.

“No existe conflicto de intereses porque no hemos cambiado ninguna norma que afecte a la fiscalidad de la energía”, respondió el ministro en agosto de 2012. Sólo un mes después, el Gobierno remitía a las cortes un proyecto de ley de medidas fiscales para la sostenibilidad energética, que se convirtió en ley el 27 de diciembre de ese mismo año. Justo un día antes, Ricardo Montoro dejaba de ser consejero de Equipo Económico.

¿Quién más ha sido consejero de Equipo Económico, antes Montoro y Asociados? Pilar Platero lo fue de 2011 a 2012, en uno de sus recesos como cargo público. De hecho, fue directora del gabinete de Ricardo Martínez Rico cuando éste era Secretario de Estado de Presupuestos y Gastos. Ahora, con el PP de nuevo en el poder, recupera un sillón en la administración y es subsecretaria de Hacienda y Administraciones Públicas, dependiente del ministerio de Montoro.

También en ese consejo se sentó, durante un año, José Manuel Fernández Norniella, quien había sido diputado del PP, secretario de estado en la época de Aznar y presidente de Ebro Foods. Además, Norniella fue uno de los consejeros que dimitió en bloque de Bankia cuando se destapó el fiasco de la entidad. En el consejo de Equipo Económico también encontramos a Salvador Ruiz Gallud, exdirector de la Agencia Tributaria.