Antes de llegar al Congreso para debatirse, votarse y convertirse en ley, la reforma del aborto de Gallardón pasa por manos de asociaciones y entidades como el Comité de Bioética, un organismo público, en teoría independiente, que ya ha emitido un informe favorable sobre la nueva norma. Gracias al retraso en la aprobación de la ley (el Gobierno la prometió inicialmente para otoño de 2012), los encargados de valorar la medida (en largo, el Anteproyecto de Ley Orgánica de protección de la vida del concebido y derechos de la mujer embarazada) han sido los miembros más recientes, mucho más cercanos a las posiciones del PP que los que formaban la composición anterior del comité.

La Ministra de Sanidad, Ana Mato, firmó el 19 de diciembre de 2012 una orden para renovar a los miembros del Comité de Bioética una vez expirados los cuatro años en el cargo de los anteriores. La elección de sus 12 componentes se reparte a medias entre las comunidades autónomas y el Gobierno, a través de los ministerios implicados (Economía, Sanidad -que elige a tres-, Justicia e Industria). En total, al menos 7 de los 12 elegidos se han declarado abiertamente antiabortistas.

Designados por el Gobierno

La elección de los ministerios de Economía y de Sanidad permiten a Carlos Alonso Bedate y a César Nombela Cano, que ya formaban parte del equipo anterior, permanecer, cuatro años más, en el comité. Ambos fueron las únicas voces discrepantes cuando el comité avaló la reforma del aborto de José Luís Rodríguez Zapatero en 2009. Alonso, licenciado en filosofía, teología y biología, manifestó que era una norma “éticamente inaceptable”.

Nombela, por su parte, emitió un voto particular en contra de la decisión del comité. Catedrático en Microbiología, expresidente del CSIC y rector de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), es uno de los promotores del manifiesto de Madrid de 2009 contra la ley socialista, asesor del Museo de la vida de Barcelona, una especie de exposición permanente sobre los males del aborto, y firme detractor de la eutanasia y de la interrupción del embarazo en todos los supuestos.

Comparte su postura Natalia López Moratalla, presidenta de la Asociación Española de Bioética. De hecho, la asociación que preside ya se mostró favorable a la reforma. La presidenta del Comité de Bioética es María Teresa López López, que fue vicepresidenta de la Fundación Acción Familiar, una entidad conservadora que ya defendió la reforma de Gallardón en un comunicado. Aunque ya no tiene cargo formal en la organización, López mantiene su vínculo: dirige la Cátedra Extraordinaria de Políticas de Familia de la Universidad Complutense-Acción Familiar.

Les acompaña José Miguel Serrano Ruiz-Calderón, profesor de Filosofía del Derecho en la Universidad Complutense de Madrid y vocal de la junta directiva de la Asociación Bioética de la Comunidad de Madrid, con posiciones claramente contrarias a la investigación con células madre y la misma postura ante el aborto que la asociación estatal. Fidel Cadena Serrano, fiscal del Tribunal Supremo, completa la ronda de seis miembros nombrados por el Gobierno. Una curiosidad: Cadena fue nombrado fiscal el mismo día que el ahora ministro Gallardón.

Designados por las comunidades autónomas

Entre los designados por las comunidades autónomas, con mayoría popular, encontramos a Nicolás Jouve de la Barreda, catedrático de Genética e impulsor también del manifiesto de Madrid en 2009 contra la reforma de la ley del aborto del PSOE. Además, Jouvé es cofundador y presidente de Cívica, la “Asociación de Investigadores y Profesionales por la vida”. Aunque el título ya adelanta por dónde van los tiros, la página web deja clara su postura: incluye un contador de niños muertos por abortos al minuto. Además, Jouvé es asesor de la empresa Vidacord, que se autodefine como el “primer banco de células madre procedentes de la sangre del cordón umbilical”.

Les acompañan Vicente Bellver Capella, profesor de Filosofía y Derecho y abiertamente contrario a la investigación con células madre y el aborto; Federico de Montalvo, abogado y profesor de la Universidad Pontificia de Comillas, que ejerce de vicepresidente; y Manuel de los Reyes López, cardiólogo y miembro de honor de la Asociación de Bioética fundamental y clínica.

Los otros dos designados por las comunidades son Carlos Romeo Casabona, director de la cátedra de Derecho y Genoma Humano de la Universidad del País Vasco y uno de los tres miembros que permanece en el comité tras el baile de sillas junto a Alonso y Nombela. También se encuentra Pablo Ignacio Fernández Muñiz, médico, que fue suplente en la lista electoral del PSOE para Avilés en 2007. Ambos son los únicos avalados por comunidades autónomas socialistas.

Bola extra

Vicente Bellver Capella y José Miguel Serrano Ruiz-Calderón son miembros de la Academia Pontificia por la vida, una institución creada por Juan Pablo II.