Tras las cargas policiales del referéndum del pasado 1 de octubre en Cataluña, el Ministerio de Interior dio una primera cifra de 39 agentes heridos, un número que, un día después, subió hasta los 431, entre policías y guardias civiles. De esos 431 heridos, diez causaron baja, según la respuesta del Gobierno a una solicitud de información realizada por Civio.

La pregunta planteaba tres cuestiones: ¿Cuántos de los 431 agentes requirieron hospitalización, cuántos solo atención hospitalaria y cuántos atención médica de otro tipo? ¿Cuántos se han clasificado como heridos leves, graves y muy graves? ¿Cuántos agentes han requerido baja médica tras los incidentes?

En el documento, el Ministerio del Interior da respuesta en una sola frase a todas ellas y asegura que cinco agentes de la policía nacional y cinco de la guardia civil causaron baja, “si bien el número de contusionados fue muy superior, aunque no precisaron asistencia hospitalaria”. Así, de la respuesta se desprende que esos diez agentes fueron los únicos que necesitaron esa asistencia hospitalaria.

Por su parte, la Generalitat de Catalunya aseguró el día siguiente a las cargas policiales que un total de 893 personas “habían requerido asistencia sanitaria” por parte de los profesionales del servicio de emergencias, los centros de atención continuada y los hospitales.