El BOE recoge hoy 11 indultos, entre ellos el concedido a una mujer condenada por un delito continuado de revelación de secretos. La medida de gracia rebaja su pena de 2 años y 6 meses de cárcel a dos años con lo que, si la ejecución lo permite, evitaría ir a la cárcel.

La mujer, María Arenas Ramires, fue condenada en 2013 en Madrid por acceder -de forma continuada, como marca el tipo de delito- a los correos electrónicos de su expareja con sus abogados en un proceso de divorcio. En 2013, poco después de que se dictara sentencia, acudió al programa Espejo Público a denunciar su caso y alegó que todo se debía a un error de sus abogados en las negociaciones y, tanto los contertulios como ella misma y su abogado, argumentaron que la pena era demasiado alta.

Tras esta aparición, lanzó una campaña en Change para evitar su entrada en prisión, alegando que es madre de una menor de edad. La petición, en la que recogió 304 firmas, está ahora cerrada.

Además de intentarlo por estas dos vías, la mujer recurrió la sentencia ante la Audiencia Provincial de Madrid, que desestimó su petición. En la sentencia, el tribunal considera que la pena impuesta se ajusta al delito cometido y que no existen “circunstancias modificativas” que permitan rebajarla.

Según ese texto, ambos estaban en proceso de divorcio y el Juzgado contra la Violencia de la Mujer de Madrid, ante una denuncia de malos tratos que fue desestimada finalmente por falta de pruebas, dio la potestad de la hija menor de ambos a la mujer y le concedió una orden de alejamiento. Es precisamente cuando el exmarido se ausentó del domicilio por esa orden cuando María interceptó dos correos electrónicos y se los reenvió a su abogada matrimonialista. Ambos eran comunicaciones entre su exmarido y sus abogados. Uno de ellos no tenía nada que ver con este proceso, pero en el otro la abogada que llevaba el divorcio le advertía de que no podía “salir” con la niña sin el permiso de la madre. Este último fue el que se usó en el juicio de divorcio como posible prueba de que pretendía escapar con la menor.

La sentencia considera, además, que se trata de un delito continuado puesto que esos correos se interceptaron el mismo día pero se enviaron a la abogada en días distintos. La mujer reconoció los hechos ante el juez.

Buenos días.

[Otro indulto de la tanda de hoy: al propietario de una tienda que pasó al banco cobros con tarjeta falsos por valor de 300.000 euros]