El BOE recoge hoy tres órdenes del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital por las que declara desiertos los concursos para hacerse cargo de sendos servicios universales relacionados con la telefonía: las cabinas telefónicas, la elaboración y reparto de las guías telefónicas -las Páginas Blancas- y el servicio de conexión a la red y telefonía fija.

Los tres concursos, que a día de hoy están adjudicados a Telefónica, finalizan su plazo de ejecución el último día de este año, como se establece en las órdenes que los convocaron (aquí, aquí y aquí). Pero, ¿qué pasará a partir de entonces?

Si el concurso queda desierto, como ha ocurrido en este caso, el Gobierno, mediante orden ministerial, puede designar a un operador que tenga un “poder significativo” en el mercado o se encuentre designado en esos momentos para su prestación, tal y como establece el reglamento de comunicaciones electrónicas y servicio universal. Esto es, puede volver a encargarlo a Telefónica, que seguiría ofreciendo estos tres servicios a partir del próximo 1 de enero.

Dos de esos concursos quedaron desiertos porque ninguna compañía se presentó a la convocatoria: el de las guías telefónicas y el de las cabinas, como adelantó El Independiente en un reportaje sobre la desaparición de estos teléfonos públicos publicado ayer.

El tercero, destinado a mantener la conexión telefónica y de internet y el servicio de telefonía fija, también ha sido declarado desierto, pero porque la oferta de Telefónica, la única recibida, no cumple las condiciones tarifarias establecidas. En concreto, la mesa considera no se ajusta a los pliegos, que marcan que los precios deben respetar las condiciones de “asequibilidad” establecidas por el Gobierno.

Aun así, todo apunta a que Telefónica seguirá siendo la encargada de mantener, también, este servicio. La orden ministerial que lo designe así deberá incluir las condiciones de prestación del servicio, lo que incluye las tarifas.

Buenos días.