El BOE recoge hoy la licitación, vía concierto y por parte de la Comunidad de Madrid, de 27 plazas de acogimiento residencial para menores extranjeros no acompañados (MENAS). Los pisos tutelados acogerán a jóvenes de entre 13 y 17 años, los más mayores, justo los protagonistas de las denuncias por abandono de la Fundación Raíces y Save The Children de los últimos meses.

En octubre, Raíces denunció en la Cadena Ser que una veintena de menores marroquíes tutelados por la Comunidad de Madrid estaban alojados en hostales de la capital y que no contaban ni con planes de formación ni seguimiento adecuado. Además, denunció que les daban lo justo para tomar una café y una tostada y comer y cenar a base de kebabs.

Ante las críticas, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, negó que esos menores estuvieran abandonados y el director general de Familia y Menor defendió el programa, denominado de Seguimiento Externo y por el que habían pasado, según informó, 20 menores desde el mes de julio.

Tras saltar la noticia, Ciudadanos y Podemos criticaron el envío a hostales de los menores y los primeros, además, pidieron a la Comunidad de Madrid que enviara a esos menores a pisos tutelados. Si las nuevas plazas licitadas hoy les acogen, lo habrán conseguido.

Urgente, pero con retraso

La Comunidad de Madrid ha puesto en marcha el proceso de adjudicación de forma urgente, pero no tanto como para cumplir sus propios plazos: aunque el periodo de servicio está establecido para dos años, entre el pasado 1 de enero y el 31 de diciembre de 2018, no se cumplirá el arranque del mismo. Y es que el anuncio se publicó en el perfil del contratante el día 3, no llegó al BOCM hasta el 10, hoy llega al BOE y las empresas tienen de plazo para presentar sus ofertas hasta el 30 de este mes. Por lo tanto, hasta bien entrado febrero, como mínimo, esas plazas no estarán en funcionamiento.

Las 27 plazas se dividen en tres unidades de convivencia, con 9 plazas cada una, que pueden ser viviendas o pisos -uno o dos, según el espacio. Tal y como se detalla en los pliegos, están destinadas a acoger a MENAS de entre 13 y 17 años.

Las obligaciones de la empresa o empresas a las que se les adjudique el concierto están basadas en las leyes vigentes sobre menores, como se especifica en la documentación del contrato, las mismas que no se cumplían, según las asociaciones denunciantes, en el programa de envío a hostales. Así, deben contar con planes de formación, apoyo profesional y seguimiento diario, así como actividades y cinco comidas completas y equilibradas al día, además de seguimiento médico.

El máximo presupuestado para dos años de funcionamiento es de 1,8 millones, a 92,15 euros por plaza ocupada al día (el 75% si está vacía pero disponible).

Buenos días.