El BOE publica hoy una corrección de errores de una orden difundida el pasado noviembre en la que actualizaba el sistema de precios de referencia de los medicamentos en el Sistema Nacional de Salud. ¿El cambio más destacado? Sube el importe de la bencilpenicilina, también conocida como penicilina G, un tipo de antibiótico que se emplea en el tratamiento de infecciones bacterianas como la neumonía, la sífilis o la difteria.

¿Cómo se calculan los precios de referencia?

El sistema de precios de referencia establece conjuntos de medicamentos con grupos de al menos dos presentaciones -marcas y tamaños- que cuentan con el mismo principio activo y la misma vía de administración. Una vez determinado el importe más económico, extrapola el precio al resto de presentaciones de ese mismo conjunto, marcando así el precio de referencia, que nunca puede ser menor a 1,60 euros. El objetivo es que las arcas públicas no paguen un importe mayor por los medicamentos en el caso de que haya versiones más baratas.

Hace algo menos de dos meses, Sanidad incluyó estos fármacos dentro de los 6 conjuntos de medicamentos cuyo precio de referencia decidió congelar de forma excepcional, pese a que las reglas de los precios de referencia establecen que debían haberse bajado. ¿El motivo? Los laboratorios habían defendido que su coste de producción era superior al importe de venta. Ante la amenaza de su “retirada inmediata del medicamento del mercado español” y el “riesgo real de problemas de suministro y desabastecimiento”, el Gobierno optó por no reducir su precio, como tocaba entonces. Así, en lugar de rebajarlos, mantuvo el precio de 6 conjuntos de fármacos -que correspondían a 29 presentaciones. Pero en la orden ministerial sí redujo el de las bencilpenicilinas, un error que ha enmendado hoy.

En la corrección publicada esta mañana, dichos antibióticos vuelven a subir de precio (en algunas presentaciones se multiplican casi por cuatro), hasta igualar el importe que tenían en la actualización del sistema de precios de referencia de 2017. Es decir, con la corrección de errores difundida hoy en el BOE, el Ministerio también congela los precios de estos antibióticos, comercializados en España por los Laboratorios Reig Jofré, Laboratorios ERN y Laboratorios Normon.

Los vaivenes en los precios de ciertos antibióticos

Laboratorio Presentación Precio (2017) Precio (2018) Precio corregido (2018)
Reig Jofré SODIOPEN 2.000.000 U.I., 100 viales + 100 ampollas de disolvente 83,7€ 74,33€ 83,7€
 ERN PENILEVEL 600.000 U.I., 100 viales + 100 ampollas de disolvente 86,4€ 22,3€ 86,4€ 
 ERN PENILEVEL 1.000.000 U.I., 100 viales + 100 ampollas de disolvente 72,9€ 37,16€ 72,9€
 ERN PENILEVEL 2.000.000 U.I., 100 viales + 100 ampollas de disolvente 83,7€ 74,33€ 83,7€
 Normon PENIBIOT 1 INYECTABLE, 100 viales 72,9€ 37,16€ 72,9€
 Normon PENIBIOT 2 INYECTABLE, 100 viales 83,7€ 74,33€ 83,7€

La congelación de los precios de referencia es una medida inédita que el Gobierno tomó a finales del año pasado apoyándose en la exposición de motivos del Real Decreto que regula este sistema, sin que esté contemplada en el articulado de la norma. Aunque inicialmente Sanidad no especificaba los medicamentos, Civio preguntó al Ministerio por aquel entonces cuáles eran los paquetes de fármacos a los que afectaba el anuncio. Además de los antibióticos mencionados, la medida también incluye la congelación del importe de otros cinco conjuntos de medicamentos (epinefrina parenteral, levotiroxina sódica oral, metotrexato parenteral, itraconazol oral y ampicilina parenteral).

Por último, la corrección de errores publicada hoy también modifica la introducción en la lista de precios de referencia de otros medicamentos. Así, Sanidad incluye en su listado un fármaco antiviral que olvidó hace dos meses (Baraclude 0,5 mg) y sube el precio de otro antibiótico (fosfomicina oral) y de un colirio (Latanoprost). Eso sí, aun con el aumento establecido en la corrección de errores, ambos importes son menores que en la actualización de 2017.