El BOE de hoy recoge una resolución del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) en la que impone a Deloitte sanciones que suman casi millón y medio de euros por “incumplimiento de las normas de auditoría que pudiera tener un efecto significativo sobre el resultado de su trabajo y, por consiguiente, en su informe” sobre las cuentas de Abengoa de 2014.

El organismo, adscrito al Ministerio de Economía y Empresa, también sanciona al auditor que firmó dicho informe, Manuel Arranz Alonso, pero en su caso con una cuantía mucho menor, 3.450 euros. Las multas a Deloitte son dos, una de ellas por las irregularidades cometidas al analizar las cuentas individuales de Abengoa (el 0,2% de sus honorarios totales facturados en 2018; 246.000 euros) y otra referente a las cuentas del grupo (el 1%, 1.230.000 euros). En ambos casos, el ICAC considera que Deloitte cometió infracciones graves.

Además del pago de la suma de 1.476.000 euros, el organismo público impone un veto: ni Deloitte ni Manuel Arranz podrán auditar las cuentas de Abengoa en 2020, en 2021 y en 2022.

Las sanciones son firmes en vía administrativa, pero tanto Deloitte como el auditor pueden presentar recurso contra ellas ante la Audiencia Nacional.

Buenos días.