El BOE de hoy recoge la solicitud de Fernando Primo de Rivera y Oriol para heredar el Ducado de Primo de Rivera. El título fue concedido por el dictador Francisco Franco, a título póstumo, a José Antonio Primo de Rivera, fundador de Falange. Y ahora, más de 80 años después, lo hereda su nieto segundo.

Si nadie se opone -tienen 30 días para hacerlo- Fernando será Duque de Primo de Rivera, un título que hereda de su padre, Miguel Primo de Rivera y Urquijo, fallecido en diciembre de 2018, sobrino de José Antonio y alcalde de Jerez de la Frontera y Consejero Nacional del Movimiento. Fernando no es el único de sus hijos que contará con un ducado heredado del Franquismo.

Pelayo Primo de Rivera y Oriol, su hermano, es Conde del Castillo de la Mota. En su caso, el título le llega de su tía abuela, Pilar Primo de Rivera, la hermana de José Antonio que fue Delegada Nacional de la Sección Femenina durante toda la dictadura franquista. También fue creado por Franco. A su boda con Inés Entrecanales acudió el por entonces Príncipe Felipe. Ambos títulos, el de Fernando y el de Pelayo, son ducados, el nivel más alto en el escalafón de la nobleza.

Estos no son los únicos títulos nobiliarios creados por el dictador que se mantienen a día de hoy -como el que mantienen los familiares de uno de los generales que participó en el Golpe de Estado contra la II República- pero sí de los más destacados.

Además, hace poco más de un año Carmen Martínez-Bordiú heredó el Ducado de Franco, creado para la hija del dictador tras la muerte de su padre. De hecho, los títulos en 1975 para la hija y la viuda del dictador, por su papel en una “gloriosa etapa histórica de nuestra patria”, fueron los primeros que creó Juan Carlos I tras su llegada al trono.

Buenos días.