El BOE de hoy recoge una orden ministerial que anula una de las medidas tomadas al inicio de la crisis sanitaria: la prórroga indefinida de los contratos de los médicos residentes y el aplazamiento de sus evaluaciones. Así, la etapa formativa de estos profesionales sanitarios acabará el 28 de mayo. Y los que estén en el último año podrán obtener su título de especialista.

Un día después de la declaración del estado de alarma, el Ministerio de Sanidad publicó una orden en la que, para hacer frente a la carga de trabajo provocada por el coronavirus, movilizaba a jubilados y estudiantes de último año como apoyo y prorrogaba los contratos de los residentes de último año de algunas especialidades, las más necesarias en la asistencia a enfermos por la COVID-19, y aplazaba sine die sus evaluaciones, también las finales, necesarias para conseguir el título de especialista.

Dos semanas después, esta medida se amplió a todos los residentes, de cualquier año y cualquier especialidad.

Los residentes son profesionales sanitarios que ya tienen el título de Medicina y que, para conseguir el de su especialidad, deben pasar por unos años de formación, normalmente en centros sanitarios.

Diversas asociaciones médicas rechazaron esta medida, al considerar que se estaba utilizando a estos profesionales como mano de obra barata para trabajar en la lucha contra la pandemia, ya que sus condiciones laborales en esa etapa formativa son peores que las de los especialistas.

Tras asegurar en la orden publicada hoy que la presión asistencial no es tan alta como hace unas semanas, el Ministerio de Sanidad anula ese aplazamiento y permite que a partir de hoy se realicen las evaluaciones de todos los residentes de cualquier año y pone como fin de fecha del año formativo el 28 de mayo. Así, los residentes de último año que superen la evaluación podrán obtener su título de especialista. Y si las autoridades sanitarias quieren seguir contando con ellos tendrán que contratarles ya como especialistas y no como médicos en formación.

En paralelo, otra orden del mismo Ministerio publicada hoy prorroga los tratamientos crónicos de los trabajadores públicos bajo el régimen de MUFACE para que puedan continuar recibiendo las medicinas necesarias. En este sentido, ya eliminó la necesidad de sellar las recetas por las dificultades de acudir de forma presencial.

Buenos días. Y cuídense.