El BOE extraordinario de hoy recoge una orden ministerial que regula los pasos de la desescalada en fase 1. Por el momento, entran en esta fase este lunes 4 las islas de Formentera, El Hierro, La Graciosa y la Gomera, aunque la próxima semana se evaluará qué otras provincias o islas de todo el país pasan a esa fase, por lo que se trata de un posible avance de lo que otros muchos ciudadanos podrán hacer -si todo sale bien- a partir del 11 de mayo. Eso sí, quienes tengan síntomas, estén en aislamiento o en cuarentena no podrán realizar las actividades permitidas.

Se da vía libre por primera vez a los contactos sociales. Al final no habrá limites en cuanto a dónde deben producirse esos reencuentros (en una terraza, en casa), pero sí al límite de personas: un máximo de diez. Pero deberán seguir la reglas para evitar el contagio: mantener la distancia de seguridad o establecer medidas alternativas de protección, como el uso de mascarillas y guantes y la limpieza de manos.

No se excluye de estos encuentros, como se planteó en el plan de desescalada, a los colectivos vulnerables. Aunque eso no descarta que se haga antes de que la fase 1 llegue al resto del país.

Además, y por ahora solo en esas cuatro islas, se permite el uso de vehículo privado con un conductor y un ocupante -este último en los asientos de atrás. En el caso de que quienes viajen vivan en la misma casa, podrán llenar todas las plazas.

Terrazas al 50%

Las terrazas de los bares podrán abrir al 50% de su capacidad (no al 30, como se estableció en el plan para la fase 1). Ese porcentaje se calculará teniendo en cuenta la licencia del año anterior. Eso sí, deberán garantizar que se mantiene la distancia de seguridad dos metros entre mesas o grupos de mesas, que pueden reunir a grupos de hasta diez personas.

Los ayuntamientos podrán ampliar el espacio de terraza y, por tanto, el total sobre el que se calculará ese 50%, pero deberán incrementar de forma proporcional el espacio peatonal.

Se limpiarán y desinfectarán mesas y sillas entre un cliente y el siguiente y se priorizará mantelería de un solo uso. Si no es posible, se retirará entre un cliente y el siguiente. Se priorizará pago con tarjeta u otros métodos sin contacto frente al efectivo, y se limpiará el datáfono después de cada uso.

En las mesas no podrá haber menús o cartas de papel, solo electrónicos, pizarras o carteles. Tampoco servilletas, aceiteros o palillos u otros productos de autoservicio: se darán en versión monodosis a petición del cliente. Y en los aseos, que se limpiarán seis veces al día, solo podrá haber una persona (excepto si necesita asistencia).

Los bares y restaurantes que abran su terraza deberán contar también con dispensadores de gel autorizados y guardar en un sitio cerrado o lejos de las zonas de paso vajillas y cubertería. La higiene y las medidas de seguridad también aplicarán, claro, a los trabajadores, que deberán mantener la distancia de seguridad y contar con la protección adecuada. Al más mínimo síntoma, deberán dejar el puesto de trabajo hasta que un médico le evalúe.

Apertura de comercios, ya sin cita previa

Todos los comercios de hasta 400 metros cuadrados, excepto aquellos que formen parte de centros o galerías comerciales sin acceso independiente, podrán abrir sus puertas, en este caso sin cita previa, como en la fase 0. Eso sí, tendrán que garantizar que no alcanzan el 30% de aforo (si tienen varias plantas, para cada una de ellas). Para hacerlo, tendrán que informar en la puerta del aforo máximo y contabilizar a quienes vayan entrando, incluidos los trabajadores.

Además, deberán garantizar que se mantiene la distancia de dos metros entre clientes y los horarios prioritarios para mayores de 65 años. Estas medidas, excepto las de higiene (siguiente párrafo), no aplican a los comercios que han permanecido abiertos desde el inicio del estado de alarma.

Es obligatorio realizar dos tandas de limpieza y desinfección al día, una al final de la jornada, centradas en las zonas de más contacto tanto para trabajadores como para clientes. Para ello, se deberán usar productos comerciales aprobados por el Ministerio de Sanidad o disoluciones de lejía en agua de 1/50. Tras cada limpieza, se deberán desechar los materiales utilizados y los equipos de protección.

También es obligatorio limpiar de forma diaria uniformes y ropa de trabajo, a entre 60 y 90 grados de temperatura. Todos los locales deberán contar con papelera con tapa para desechar los sistemas de protección como mascarillas y no se permitirá el uso de los baños. Además, deberán contar con dispensadores de gel hidroalcohólico a la entrada. No habrá productos de prueba y, en el caso de tiendas de ropa, los probadores deberán ser desinfectados después de cada uso y la ropa que no se compre deberá ser higienizada antes de volver a ser probada por otra persona.

La orden ministerial también permite la apertura de mercadillos. Los ayuntamientos deberán regular su puesta en marcha, pero con un máximo del 25% de los puestos habituales y a un tercio del aforo (aunque se permite ampliar la superficie para ampliar así el aforo total).

Los velatorios podrán ser de hasta 15 personas al aire libre o 10 en espacios cerrados. La comitiva fúnebre, de hasta 15 personas y, si lo hubiera, el cura o similar. Además, se permite la apertura de centros de culto a 1/3 del aforo. En ambos casos se deberán seguir las medidas de distanciamiento -dos metros- e higiene.

Fase 1

Estas medidas entran dentro de lo que el plan del Gobierno ha denominado como Fase 1. Por el momento, aplican solo a estas cuatro islas, pero el día 11 podrían subir a este peldaño otras provincias e islas del país.

El paso de una fase a otra se determinará teniendo en cuenta los recursos del sistema sanitario y el nivel de contagios, entre otros factores, de cada provincia. Para pasar al siguiente nivel, el 2, como mínimo habrá que esperar 15 días más desde que se alcance la primera fase. Y, muy importante: el plan del Gobierno es orientativo y las medidas que se aplicarán son las que se vayan aprobando y apareciendo en el BOE, como las de esta orden ministerial publicada hoy.

Aunque las medidas de desescalada, como estas, se pueden hacer -con los matices de cada caso- solo en la provincia en la que se resida, ya que está vetado el movimiento de una provincia a otra, sí se permiten esos traslados en las excepciones al estado de alarma que rigen desde el principio, como volver al lugar de residencia, acudir a trabajar o cuidar de dependientes.

Buenas tardes. Y cuídense.