El BOE extraordinario de hoy domingo recoge una orden ministerial que regula las condiciones de transporte en vehículos y entra en vigor mañana lunes. Desde el 4 de mayo, pueden viajar dos personas por fila de asientos, pero todas ellas con mascarilla. A partir del 11, además, se permite que, si todos los viajeros viven juntos, ocupen todas las plazas del vehículo y no lleven mascarilla.

Si alguno de los viajeros no vive en el mismo domicilio, se mantienen las reglas anteriores: dos por fila y con mascarilla. La orden no especifica en este punto fases de desescalada, por lo que se aplica a toda la ciudadanía, independientemente de en qué fase esté su territorio.

En los taxis y VTC se mantiene la prohibición de utilizar el asiento del copiloto, pero se pueden ocupar el resto de plazas disponibles por fila, al completo, si los viajeros viven juntos. Si no, la regla sigue como hasta ahora: dos personas por fila. En vehículos con solo una fila de asientos, como las cabinas de furgonetas, continúa la misma norma: pueden ir dos personas, pero con mascarillas.

Por primera vez, se regula de forma específica qué pasa con las motos y vehículos similares de clase L. Se podrán utilizar las dos plazas homologadas si los viajeros viven juntos o, si no, si ambos llevan casco integral o, si llevan otro tipo de casco, con mascarilla. Para las motos de uso compartido, como las de alquiler, será obligatorio el uso de guantes, pero la orden ministerial da por buenos los de moto.

Cercanías, camino al 100% de ocupación

En paralelo, la orden ministerial regula los servicios de Cercanías de ámbito estatal. Así, a partir de ahora, se irá elevando el porcentaje de ocupación hasta alcanzar el 100% según vaya creciendo la demanda y deroga el límite del 20% en hora valle y 50% en hora punta que existía hasta ahora. Eso sí, siempre intentando garantizar que se mantiene la máxima separación posible entre viajeros.

En autobuses y trenes en los que los pasajeros vayan sentados se dejará un asiento vacío entre personas, excepto si conviven. Eso sí, se seguirá manteniendo vacía la fila posterior al conductor del autobús. En aquellos transportes, como el metro, en el que haya gente de pie, se mantendrá la norma como hasta ahora: ocupación de la mitad de las plazas de asientos y un máximo de dos personas por metro cuadrado de pie.

Buenos días. Y cuídense.