El BOE de hoy recoge el acuerdo del Consejo de Ministros del pasado día 30 en el que acepta la renuncia de María José Santiago como presidenta de la Oficina Independiente de Regulación y Supervisión de la Contratación (OIRESCON), que deja el cargo para ocupar otro puesto. Santiago fue nombrada el pasado 23 de junio directora de Asesoría Jurídica y Cumplimiento Legal de la empresa pública TRAGSA.

La última reforma de la Ley de Contratos del Sector Público, que entró en vigor en marzo de 2018, establecía la creación de un organismo para evaluar y vigilar la contratación pública, la OIRESCON. En julio de ese mismo año, la Ministra de Hacienda, María Jesús Montero, nombró a Santiago presidenta de la entidad.

La puesta en marcha de la Oficina se inició tarde, sin presupuesto propio y con recursos escasos. Formada por la presidenta y cuatro vocales, todos ellos nombrados por el Gobierno, sus funciones pasan por evaluar, vigilar y emitir recomendaciones sobre la contratación pública.

De hecho, en los últimos meses la OIRESCON ha publicado varios informes para evaluar el cumplimiento de las leyes en los contratos de emergencia firmados durante la crisis del coronavirus, en los que recordaba la obligación de publicar información sobre esos acuerdos.

María José Santiago también dirigía, integrada en la OIRESCON, la Oficina Nacional de Evaluación, un órgano destinado a evaluar las concesiones públicas. Según la Ley de Contratos, su mandato debía durar seis años, pero se ha quedado, tras su renuncia, en algo menos de dos.

Para elegir a la persona que la sustituya el Gobierno deberá nombrar a un funcionario A1 con al menos 10 años de experiencia en contratación pública.

Buenos días.