El BOE de hoy recoge el indulto a Juana Rivas, condenada por sustracción de menores al llevarse a sus hijos de Italia -donde vive el padre- a España, tras denunciar a su expareja por maltrato.

El perdón cambia su condena de dos años y seis meses de prisión por otra de un año y tres meses por lo que, si el juez lo considera, podrá dejar de acudir a la prisión. Además, elimina la inhabilitación para ejercer la patria potestad de sus hijos a cambio de 180 días de trabajos en beneficio de la comunidad, lo que le permitirá pelear en los tribunales por recuperar a sus hijos.

Aunque los perdones son irrevocables, es decir, ningún gobierno los puede anular, todos los decretos de indulto, también este, suelen incluir una condición: que no vuelvan a cometer delito -o delito doloso, en la mayoría de casos- en un periodo concreto de tiempo. En este caso, son cuatro años pero no para cualquier delito, la condición es que no cometa el mismo, sustracción de menores.

Además de la coletilla genérica habitual en cada uno de estos decretos, que no aporta información sobre las razones de la concesión (“atendiendo a las circunstancias de la condenada, de acuerdo a la información que obra en el citado expediente, concurren razones de justicia y equidad”), este texto añade que se toma la decisión por el “interés superior de los menores”.

Aunque tanto en el anuncio de la medida como en las notas de prensa se insiste en que se trata de un indulto parcial o una conmutación (cambio de una pena por otra), lo cierto es que es lo normal y prácticamente todos los indultos de los últimos años son así: recortan la pena o la cambian por otra más leve. Apenas se dan indultos totales.

Lo único que diferencia a este indulto del resto es que sí se anunció ayer tras el Consejo de Ministros, como pasó con los nueve condenados por el procés. Con el resto de perdones, excepto casos muy aislados, solo sabemos de ellos cuando llegan al boletín.

Además del de Juana Rivas, el BOE de hoy lleva dos indultos (aquí y aquí), pero estos del Ministerio de Defensa, a un solo militar condenado por abandono de destino. Con estos dos perdones de hoy, el Gobierno ya suma 46 en lo que llevamos de año. Esta cifra no solo supera con creces los 30 de 2020, año de pandemia, sino los 40 de 2019.

Buenos días.