En 2021, las principales causas por las que se denegó el Ingreso Mínimo Vital (IMV) fueron de tipo formal o debidas a errores con la documentación, como la pertenencia a una unidad de convivencia distinta –a ojos de la administración– de la que se indicó en la solicitud (29,8% de las denegaciones incluyeron este motivo), o la falta de papeles o firmas, o su presentación por duplicado (el 18,8%), además de por superar los umbrales de renta y patrimonio establecidos (27,2%).

Estas son cifras de la Seguridad Social para todo 2021. Sin embargo, el ministerio de José Luis Escrivá situó los umbrales de renta como primer motivo, con más del 60% de las denegaciones del IMV desde su puesta en marcha y hasta el pasado mes de octubre. Los datos, aunque corresponden a periodos diferentes, contienen cifras muy dispares.

Hasta finales de 2021 se presentaron 1.525.247 solicitudes de Ingreso Mínimo Vital. Más de 337.000 fueron aprobadas, según contó el Gobierno en una nota de prensa del pasado 1 de octubre. Civio solicitó a través del Portal de Transparencia información desglosada tanto de las solicitudes y su resultado, como de las reclamaciones administrativas y judiciales. Así supimos que en los diez primeros meses de 2021 se iniciaron 1.488 procesos judiciales. De los que ya hubo sentencia, la administración perdió en el 42% de los juicios sobre el Ingreso Mínimo Vital. Pero la Seguridad Social respondió solo a una parte de la información solicitada. Civio reclamó ante el Consejo de Transparencia este hecho, apoyándose en que había datos que no fueron entregados pero que sí forman parte de las notas de prensa del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Los datos de las causas de las denegaciones han sido recibidos durante este procedimiento, que aún continúa abierto.

El Ingreso Mínimo Vital se concede por familia, no por miembro, salvo que viva una persona sola. Es lo que su regulación entiende como unidades de convivencia. La norma intenta adaptarse a distintos tipos de realidades: por ejemplo, contempla casos en los que una unidad comparte domicilio con otros, como una familia monomarental que vive en una habitación alquilada, o unidades de convivencia de un solo adulto, comparta o no casa, o carezca de ella. Sin embargo, la aplicación no es tan sencilla. “A ellos [a la Seguridad Social] se les ha metido en la cabeza que la unidad familiar es toda la gente que esté censada en los domicilios”, cuenta Rocío Blanco, abogada que lleva varios contenciosos sobre el Ingreso Mínimo Vital. Blanco cuenta el caso de una mujer divorciada a la que se denegó la ayuda porque su expareja no se empadronó en un nuevo domicilio, recoge Ángela Bernardo.

“Hemos tenido casos en los que la pareja ha volado, no sabemos dónde está, y la madre con los hijos no puede recibir el Ingreso Mínimo Vital”, relata Conrado Giménez, presidente de la Fundación Madrina, que gestiona una de las colas del hambre de Madrid. A esto, explica, se le sumó la situación de administración a medio gas por la pandemia: algunos, para demostrar la situación de separación “tenían que pedir unos papeles que no se conseguían con la administración cerrada”, se queja, informa María Álvarez del Vayo. El sistema de unidades de convivencia, quién forma parte y quién no, ha ido cambiando desde que arrancó el IMV y resulta confuso para muchos solicitantes, que tienen dudas sobre cómo se aplica en su caso (la mayoría de las preguntas recibidas sobre el Ingreso Mínimo Vital en el consultorio de Civio son sobre este tema).

Así, pertenecer a otra unidad de convivencia distinta a la indicada en la solicitud fue la causa de denegación más frecuente en 2021 y destacó en León (45,2%), Madrid (43,5%) y Las Palmas (41,3%). El segundo motivo más frecuente fue superar el nivel de rentas y patrimonio, o el hecho de ser administrador de una sociedad, protagonista en Álava (51,5%) y Segovia (46,4%). Y el tercer motivo es la falta de documentos y firmas o porque la solicitud de presentó por duplicado. En las provincias de Bizkaia, Girona y Guadalajara fue la causa más frecuente de denegación del IMV.

Las causas de denegación por provincia

En el caso de la falta de algún papel, la Ley de Procedimiento Administrativo establece que los solicitantes “tienen derecho a no aportar documentos que ya se encuentren en poder de la Administración actuante o hayan sido elaborados por cualquier otra Administración”. Eso, salvo que el interesado se hubiese negado o que, tras intentarlo, no hubiesen localizado el documento que faltaba. Con todo, 123.246 solicitantes vieron cómo se les denegó el Ingreso Mínimo Vital por este motivo.

Metodología

Esta información ha sido elaborada con datos entregados por el Instituto Nacional de la Seguridad Social durante el procedimiento de reclamación abierto por Civio ante el Consejo de Transparencia. Los datos de las causas de denegación pertenecen a expedientes resueltos entre el 1 de enero de y el 16 de diciembre de 2021. Los motivos, desglosados por provincias, son por incumplimiento de la edad requerida, por superar ingreso o patrimonio o ser administrador de sociedad, por falta de documentación, firma y/o duplicidad, por incumplimiento de permiso de residencia o tiempo de permanencia en España (1 año), por incumplimiento de demanda de empleo, por falta de vínculo de hasta 2º grado, por unidad de convivencia inferior a 1/3 años, por pertenecer a otra unidad de convivencia o a una distinta a la solicitada, por falta de 1 año de cotización y un último punto que el INSS recoge como ‘otras’. Los datos originales están disponibles en datos.civio.es.