La semana pasada publicamos una investigación sobre el bono social de electricidad, destacando que poquísima gente ha accedido a esa medida y que millones de personas van a ver cómo su factura de la luz sube en octubre sin saber ni por qué; y una aplicación que ayuda a solicitarlo, un trámite que se ha convertido en una barrera para acceder a las ayudas para cientos de miles de personas.

Pero, ¬Ņpor qu√© nos hemos vuelto locos en Civio con el tema del bono social? La respuesta corta es que vigilar a los poderes p√ļblicos y traducir y explicar qu√© decisiones nos afectan tambi√©n es esto, aunque a veces necesitemos otros formatos para simplificar medidas complej√≠simas. La respuesta larga es la que os queremos contar hoy.

Antecedentes

El 7 de octubre de 2017 apareci√≥ en el BOE el decreto que reformaba el bono social, el descuento en la factura de la luz para personas vulnerables. Ese mismo d√≠a nos pusimos a escudri√Īarlo a fondo para publicar los detalles en El BOE nuestro de cada d√≠a. Primero, para explicar c√≥mo la letra peque√Īa escond√≠a l√≠mites a las ayudas que no se hab√≠an anunciado en Consejo de Ministros; segundo, para explicar qu√© condiciones se deb√≠an cumplir para poder acceder a los descuentos. Lo hicimos porque, despu√©s de horas leyendo y releyendo el decreto, nos pareci√≥ complicado. Y pensamos que tambi√©n se lo deb√≠a parecer a muchos posibles beneficiarios.

Ese mismo d√≠a, nuestro desarrollador Ra√ļl plante√≥ una idea: si las condiciones eran complejas de entender y de explicar, por qu√© no cre√°bamos una especie de calculadora que, respondiendo a determinadas preguntas, estableciera si se ten√≠a derecho o no al bono social. De ah√≠ surgi√≥ una primera versi√≥n de la aplicaci√≥n. Nuestra teor√≠a entonces era que la complejidad y poca publicidad de estas ayudas iban a hacer dif√≠cil que la ciudadan√≠a pudiera acceder a ellas. Meses despu√©s supimos que nuestras sospechas estaban fundadas -muy poca gente hab√≠a presentado solicitud- y, en un encuentro para hablar de otros asuntos, surgi√≥ el tema en una conversaci√≥n con miembros de la CNMC. Les gust√≥ la calculadora y nos pusimos a trabajar para mejorarla.

El proceso

A partir de ah√≠, semanas de reuniones en las que analizamos las dos √≥rdenes ministeriales a trav√©s de las que el anterior Gobierno estuvo dando tumbos sobre qu√© es necesario presentar y c√≥mo, en las que surg√≠an much√≠simas dudas. Cada duda nos demostraba que era m√°s que necesario poner en marcha un sistema para ayudar a los beneficiarios a solicitarlo de la forma m√°s sencilla posible: ¬Ņsi nosotros tenemos dudas, que sabemos del tema y llevamos semanas analiz√°ndolo, cu√°ntas tendr√°n los ciudadanos?

El objetivo de todos era simplificar al m√°ximo el proceso y, a la vez, ser rigurosos y fiables a la hora de acompa√Īar a los solicitantes. Le dimos muchas vueltas a c√≥mo expresar cada cosa para que se entendiera, a huir del lenguaje administrativo y legal, pero siendo fiables. Unas semanas de trabajo muy intenso por convicci√≥n: la colaboraci√≥n con la CNMC no ha implicado ni un c√©ntimo, s√≠ much√≠simas ganas por parte de los dos equipos.

El resultado

Con la aplicaci√≥n lista, llegaba algo mucho m√°s importante: que llegara a todos los posibles beneficarios. El Gobierno, en la memoria econ√≥mica de la reforma, auguraba que un 45% de quienes tienen derecho acceder√≠an al bono social. En Civio creemos que esa cifra tiene mucho de dejaci√≥n de funciones y poco de ambici√≥n. Nosotros queremos ser optimistas, por una vez, y que el objetivo sea llegar a todos. Por eso, hemos puesto en marcha una campa√Īa en medios y hemos contactado con centenares de entidades: desde oficinas municipales de informaci√≥n al consumidor de toda Espa√Īa a organizaciones de pensionistas y jubilados, de familias numerosas, personas con discapacidad, v√≠ctimas de la violencia de g√©nero y del terrorismo, colectivos que asisten a personas en extrema vulnerabilidad, que defienden los derechos de los consumidores o que trabajan contra la pobreza energ√©tica. Y lo vamos a seguir haciendo.

La respuesta ha sido excelente: en menos de una semana, cerca de 27.000 usuarios √ļnicos ya han empleado la herramienta para comprobar si tienen derecho al bono social. Numerosas organizaciones est√°n difundiendo la aplicaci√≥n entre sus miembros, o la han insertado en su web. La cobertura en medios ha sido muy amplia y varios de ellos han insertado la aplicaci√≥n para que la utilicen sus lectores. Y estamos en contacto con oficinas municipales que est√°n interesadas utilizarla. Toda esta difusi√≥n se ha traducido en una avalancha de llamadas y correos de personas que nos est√°n trasladando sus dudas y contando la deficiente atenci√≥n que est√°n recibiendo de sus compa√Ī√≠as. Estamos respondiendo a todas ellas, y su testimonio directo nos ayudar√° a proponer y lograr cambios.

Para ello, hemos solicitado una reunión con el nuevo Ministerio para la Transición Ecológica con vistas a mejorar estas ayudas a los más desfavorecidos, para que en el futuro se simplifiquen los trámites y se modifiquen algunos requisitos para que los distintos colectivos vulnerables puedan beneficiarse con igualdad de condiciones.

¬ŅTe gustar√≠a colaborar?

Es muy necesario llegar a todas las personas susceptibles de beneficiarse del bono social. Pedimos tu colaboraci√≥n para que nos ayudes a difundirlo y que todo el mundo se entere. Tienes la opci√≥n de compartirlo en tus propias redes sociales e incluso de insertar la aplicaci√≥n en tu p√°gina web o blog, sin ning√ļn coste.

Y si puedes dar un paso más, te ofrecemos hacerte socia o socio de Civio. Con tu contribución y las de cientos de personas más, podemos llevar esta iniciativa a mucha más gente, en especial a aquella en situación de vulnerabilidad. Revertir esta situación está en nuestra mano.

Vigilar c√≥mo funciona lo p√ļblico tambi√©n significa asegurarse de que las medidas sociales que se anuncian a bombo y platillo lleguen, de verdad, a quien m√°s lo necesita.