El BOE de hoy recoge ocho nuevos indultos concedidos el pasado viernes en Consejo de Ministros. Dos de ellos son para Carmen Bajo y Carlos Cano, condenados en 2013 por participar en un piquete. El perdón rebaja su pena, de tres años y un día, a dos años, por lo que pueden evitar la entrada en prisión.

Ambos fueron condenados por participar en un piquete en un bar abierto durante la huelga general del 29 de marzo de 2012, que se convocó contra la reforma laboral del Gobierno de Rajoy. Según la sentencia, recogida por varios medios, amenazaron a la propietaria con “ir a por ella”, propusieron a los que allí se encontraban a salir del local y pusieron pegatinas. Por esos hechos, fueron condenados en diciembre de 2013 por un delito contra los derechos de los trabajadores a tres años y un día de cárcel, además de una multa de unos 3.000 euros para cada uno. Carlos se entregó y pasó un tiempo en prisión, hasta que salió a la espera del indulto.

Desde entonces, han acudido al Consitucional y al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, sin éxito. Además, han ido recabando apoyos de varias instituciones, como la Mesa del Parlamento andaluz o el Defensor del Pueblo en la misma comunidad, premios y han recogido firmas a favor del indulto. Para la campaña en su apoyo, el indulto parcial que finalmente se ha concedido no era suficiente, y reclamaban un indulto total que también eliminara la multa.

La medida de gracia llevaba más de cuatro años en un cajón: se solicitó a finales del 2014 al anterior Gobierno. El pasado 11 de febrero, el Consejo de Ministros concedió dos indultos muy similares, también por participar en un piquete pero en ese caso a dos sindicalistas vigueses. En los cuatro casos, el tiempo hasta la concesión del perdón supera, con mucho, la mediana, que es de 980 días (2,68 años).

Junto a estos dos indultos, el Consejo de Ministros concedió el viernes otros seis, dos a condenados por delitos de amenazas, otra a una condenada por impago de pensiones -que elimina la multa de 1.620 euros impuesta contra ella), un condenado por lesiones, una condenada por robo y un condenado por apropiación indebida. Este último es el propietario de una agencia de viajes que se quedó con el dinero de los billetes de avión que vendía.

No es la primera vez que un Gobierno concede indultos una vez disueltas las Cortes y convocadas elecciones. El 25 de noviembre de 2011, en ese caso después de celebradas elecciones, en las que Mariano Rajoy salió vencedor, y justo días antes de abandonar La Moncloa, el Gobierno de Zapatero indultó a Alfredo Sáenz, consejero delegado del Banco Santander. El objetivo: evitar que tuviera que dejar su puesto. El Supremo tumbó ese perdón al considerar que la medida de gracia no podía eliminar los antecedentes penales.

Con los ocho indultos aparecidos en el BOE de hoy, el Gobierno de Pedro Sánchez lleva 37 en menos de un año en La Moncloa. De hecho, ya suma 29 en lo que llevamos de 2019, 12 más que los concedidos durante todo 2018 por ambos gobiernos.

Buenos días.