El BOE de hoy recoge el Decreto-Ley de medidas urgentes para la transición energética y la protección de los consumidores que, entre otras medidas, reforma el bono social eléctrico, el descuento del 25 o el 40% de la luz para los hogares vulnerables. A partir de este domingo, cambian las condiciones para recibir esas ayudas y el importe que se podrá descontar de cada factura.

La principal novedad pasa por prorrogar el antiguo sistema, pero solo para los beneficiarios del nuevo. Hace justo un año, el anterior Gobierno reformó el bono social y los consumidores estaban obligados a pasarse ese nuevo modelo para poder seguir recibiendo esos descuentos. Pero el trasvase de uno a otro sistema, desde entonces, no ha funcionado: a 31 de julio, 1,85 millones de hogares seguían apuntados al bono antiguo y solo 650.000 (de unos 4,6 posibles beneficiarios) presentaron la solicitud, superaron el proceso -lleno de trabas, con poca información y gestionado por las propias eléctricas- y se habían pasado al nuevo sistema. Y el 8 de octubre iban a ver cómo, al caducar el antiguo, su factura de la luz subía.

Para paliar este problema, el Gobierno establece que los consumidores aún acogidos al bono antiguo que soliciten el nuevo desde el próximo lunes hasta el 31 de diciembre verán como sube su factura de la luz pero, en cuanto se lo concedan, les devolverán de forma retroactiva los descuentos que podrían haberles aplicado desde el 8 de octubre.

Para intentar que el trasvase de usuarios entre uno y otro modelo se agilice, el Gobierno obliga a las comercializadoras a enviar una carta a todos los consumidores acogidos aún al bono antiguo. Tendrán que hacerlo en 15 días naturales y deberá estar encabezada con un aviso importante.

Quienes ya lo hayan pedido a finales de 2017 o a lo largo de 2018 y se les haya concedido no tendrán que hacer nada tras esta reforma.

Aumento de los límites al consumo

La reforma del PP hace un año no solo obligó a los ciudadanos a pasar por el proceso de solicitud de nuevo, también impuso límites al consumo. Así, los descuentos no se aplican al total de la factura, sino a un máximo de kWh consumidos durante cada mes. Eso se tradujo en descuentos mínimos de seis, siete y un máximo de 20 euros, muy inferiores a los que se concedían con el anterior sistema.

El Decreto-Ley aprobado hoy aumenta esos límites para que la ayuda, en euros, sea algo superior. Así, si antes el límite para un hogar sin menores era de 1200 kWh anuales, ahora es de 1.380 y llega a 1.932 en pensionistas o familias con un menor, a 2.346 con dos menores y a 4.140 para familias numerosas.

Además, flexibiliza el uso de estos límites. Hasta ahora, aunque se expliquen de forma anual, se prorratean según el periodo facturado en cada recibo. Así, en los meses en los que no se alcance ese consumo, no se acumulaba. Y, lo que es peor, en los meses de consumo elevado, como los de invierno, las ayudas tenían mucho menos efecto sobre el total de la factura. La reforma que llega hoy al BOE permite acumular consumos sobre los que no se ha aplicado el descuento en los 12 meses anteriores.

Nuevas circunstancias especiales y margen para los jubilados

Hasta ahora, quienes cobraran la pensión mínima por jubilación o incapacidad y no tuvieran otros ingresos podían acceder en su propia categoría. Eso hacía que aquellos que ingresaran, por ejemplo, los céntimos de intereses de la cuenta donde cobran la pensión, estaban excluidos de esta vía de entrada y lo podían hacer solo por renta (con peores condiciones). El Decreto-Ley les permite, a partir de ahora, tener ingresos de hasta 500 euros mensuales. Eso sí, sigue dejando fuera a otros pensionistas como las viudas.

Las tres categorías de entrada para el bono social son: pensionistas con mínima de jubilación o incapacidad, familias numerosas y hogares que no superen determinados umbrales de renta. Consulta las condiciones completas aquí

Algunas circunstancias excepcionales permiten que los umbrales de renta para acceder al bono social sean más altos. A las víctimas de violencia doméstica o del terrorismo y discapacitados de igual o más del 33% se suman ahora las familias monoparentales y los dependientes de grado dos y tres.

Además, incluye a familias con menores de 16 años, discapacitados de igual o más del 33% y dependientes de esos mismos grados entre los hogares a los que no se les puede cortar el suministro por impagos (hasta ahora, aplicaba a familias en riesgo de exclusión atendidas por los servicios sociales). Las compañías y el Gobierno asumirán esos costes de forma conjunta, en un porcentaje que determinará el Ministerio de Transición Ecológica.

Para evitar que las eléctricas pongan barreras al proceso, el Decreto-Ley impone sanciones a las trabas, el incumplimiento de los plazos de tramitación o la petición de documentación innecesaria. Eso sí, solo alcanzarán su grado máximo (muy graves) si se demuestra que se causa un “grave daño a los intereses generales”.

Las otras novedades del Decreto-Ley

Además de reformar el bono social eléctrico y crear el térmico, el Decreto-Ley de medidas urgentes para la transición energética y la protección de los consumidores, que entra en vigor este domingo, incluye una larga serie de medidas vinculadas al sector, entre otras:

  • Prohibición de la comercialización puerta a puerta para compañías eléctricas y de gas, salvo petición expresa del cliente. Las comercializadoras que sigan haciéndolo se arriesgan a perder su habilitación para ejercer por un máximo de un año.
  • La potencia se contratará en tramos de 0,1 kW (y no de 1,1, como hasta ahora) si el consumidor tiene contador inteligente y menos de de 15 kW de potencia. El objetivo: ajustar mejor a los consumos de cada hogar.
  • El Gobierno aprobará una estrategia nacional para la pobreza energética en seis meses.
  • Las comercializadoras están onligadas a incluir en la factura, para los consumidores con tarifa de referencia: las diferentes opciones que tienen a la hora de contratar la luz, cómo quedaría su factura con una tarifa de discriminación horaria y referencias a la web de la CNMC con todas las empresas con las que pueden contratar, a la web del bono social y a los teléfonos para pedirlo.
  • Se derogan los cargos al autoconsumo vía energías renovables, el llamado impuesto al sol.

Buenos días.