El BOE de hoy recoge los seis indultos que concedió el pasado viernes el Consejo de Ministros con motivo de la Semana Santa. Los perdonados, cuatro hombres y dos mujeres, fueron condenados por robo, hurto, tráfico de drogas y delitos contra la salud pública. Todos ellos estaban cumpliendo pena y a todos se les indulta la parte que les quedaba pendiente para que puedan salir de la cárcel.

Todos los Gobiernos aseguran que estos indultos se tratan igual que el resto. Esta afirmación puede ser cierta en el plano formal -los trámites son los mismos- pero no en cuanto al número de solicitudes aceptadas y la preferencia con la que se tratan. Pese a las bajas cifras de indultos de los últimos años, ningún Gobierno se ha saltado la tradición de conceder indultos por Semana Santa. Tampoco ahora el de Pedro Sánchez, en plena campaña electoral.

Pongamos por ejemplo 2014 (el último año del que tenemos todos los datos): se solicitaron 7.872 indultos y se otorgaron 72, un 0,9%. Y, ¿en Semana Santa? Las cofradías pidieron 28 perdones y les concedieron 16, un 68%. De hecho, tenemos también un ejemplo mucho más reciente del peso de los perdones religiosos: cinco de los nueve indultos concedidos por el Gobierno de Rajoy en 2018 fueron para solicitudes de cofradías.

Jesús El Rico siempre consigue su indulto

Otro ejemplo de cómo los perdones religiosos se tratan de manera preferente lo tenemos en el caso particular de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús El Rico de Málaga. A día de hoy, es la única que siempre ha conseguido el perdón solicitado, al menos desde 2013. El de este año es para un condenado por tráfico de estupefacientes a tres años de prisión. Y es que incluso entre las cofradías hay diferencias, como adelantamos en Civio hace un año.

La Cofradía de Jesús El Rico es especial, al menos a ojos de los distintos gobiernos. Por eso, sus decretos de indultos son distintos. “En virtud de exposición elevada en cumplimiento del privilegio otorgado por el Rey Carlos III”, se incluye en el texto. Una frase que da cuenta de por qué las suyas son peticiones inapelables. Por eso es, también, la única que ha conseguido perdonar a un preso en todos y cada uno de los últimos siete años. Y por eso, si el preso no encaja, se busca otro y se indulta, aunque tenga que ir el mismísimo Ministro de Justicia a calmar a los cofrades indignados.

Es lo que pasó en 2017, cuando el Gobierno rechazó el indulto solicitado porque, según ellos, se trataba de un caso de corrupción. Pese a la negativa, se dio una nueva oportunidad a la cofradía para presentar otro nombre y así evitar que se perdiera “esa tradición tan importante y tan bonita del indulto”, en palabras de Rafael Catalá, entonces Ministro de Justicia, que visitó Málaga y prometió que el perdón llegaría, aunque tarde. Se aprobó en julio, lejos ya de la Semana Santa. Pero se aprobó.

35 indultos en tres meses y medio

Con estos seis indultos del BOE de hoy, el Gobierno de Sánchez lleva 43 desde que llegó al poder, 35 en lo que llevamos de año. Así, 2019 suma ya, en abril, más indultos que en 2018 (17), en 2017 (26) y en 2016 (27).

Entre los perdonados en 2019 están a cuatro sindicalistas condenados por participar en piquetes (aquí y aquí), un exalcalde del PSOE y un policía y un guardia civil que falsificaron documentos.

Buenos días.